Fotografía: IMCINE
Guadalajara, Jalisco.

María Novaro, Cristian Calónico e Inna Payán compartieron cuáles han sido los cambios a los que se ha enfrentado la industria del cine, en una era donde la inclusión y la equidad de género son un tema de cajón.

Las reflexiones se vertieron durante el foro “Las mujeres en el cine y la industria audiovisual”, en la mesa 3 “Retos en las políticas y prácticas de inclusión y equidad en la industria del cine y el audiovisual” en la edición 37 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG).

Las personas participantes hablaron de su experiencia a partir de su gestión en el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) y en el Fideicomiso para la Promoción y Desarrollo del Cine Mexicano en la Ciudad de México (PROCINE), luego de una serie de políticas y prácticas que se han tomado en cuenta al otorgar apoyos económicos para proyectos vinculados a la producción cinematográfica.

Novaro comentó que, ante la existencia de un grado de centralización en los apoyos a la industria cinematográfica, a ciertas casas productoras en la Ciudad de México, comenzaron a diseñar políticas que fomentaran la inclusión y el apoyo a proyectos de cine regional. Además, habló de la existencia de apoyos destinados a proyectos de cine comunitario, indígena y afrodescendiente.

Asimismo, para atender al tema de la violencia de género en la gestión de estos proyectos, Novaro añadió que, “las casas productoras deben firmar una carta donde se comprometan a garantizar espacios seguros y libres de violencia y acoso, para que se les pueda otorgar el apoyo económico”.

Por su parte, Cristian Calónico comentó que, si bien ya se contaba con un consejo consultivo que verifica la validación de los proyectos, para llegar a un cambio significativo también habría que cambiar las historias desde los guiones y hablar de nuevas narrativas desde lo que se presenta en la pantalla, aunado de un proceso de reeducación a través de cursos y talleres.

Por otro lado, Novaro añadió que, las prácticas dentro la industria se han ido modificando y tanto PROCINE como IMCINE, tienen el compromiso de exigir que se garanticen espacios libres de violencia y de acoso, a la par de las personas que integran estas áreas, al conocer los lugares a los que deben dirigirse e identificar las situaciones para que sean denunciadas.

“El cine internacional mexicano, se está deconstruyendo y diversificando gracias a políticas públicas que se están siendo impulsadas desde estos organismos”, expresó Novaro.

Redacción: Denisse Godínez / NCC Iberoamérica.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here