Fotografía: EFE
Guadalajara, Jalisco.

A pesar de que se mantenían los casos de COVID-19 en un promedio de más de 450 casos por día, este fin de semana se incrementaron de manera considerable al pasar de 498 a 639, rebasando ya los 600 mil contagios. En cuanto a las muertes por COVID-19 ya se rebasaron las 19 mil 500.

Pero eso no es todo lo que se ha incrementado, también la demanda de las pruebas para detectar al virus.

A decir de los aplicadores de pruebas que no se identificaron para evitar ser sancionados, señalaron que no se dan abasto. Los módulos se instalaron afuera de la presidencia municipal de Guadalajara y en la estación de la línea tres del Tren Ligero en Zapopan.

En semanas pasadas cuando iniciaron los módulos asistían de dos a tres personas a solicitar la prueba, la semana pasada ya había fila de más de 15.

El solicitante de la prueba debe llenar un formato con datos personales y de contacto, así como enfermedades preexistentes, alergias, si se tienen o no síntomas y si ya se aplicó las vacunas contra COVID-19.

A decir del propio personal, la positividad va también en aumento, antes en los módulos itinerantes una de cada 10 personas salía positiva, ahora son 3 de cada 10 en esos módulos; pero de un mes a la fecha se ha incrementado de 6 a 15 positivas por cada 100 y va en aumento en el estado.

Desde el 15 de mayo, cinco días después de que el cubrebocas dejara de ser obligatorio en el Estado, se ha visto un incremento en el número de contagios.

Esta semana la Secretaría de Salud instalará los módulos itinerantes para pruebas en Puerto Vallarta anexo al Malecón, en Zapopan en la estación centro del Tren Ligero, además afuera de las presidencias municipales de Tlaquepaque, de Guadalajara y Tonalá.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here