Fotografía: Elena Castolo
Guadalajara, Jalisco. 

La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas A.C. dirigió un conversatorio con sus homólogas de distintos países de Iberoamérica, donde se discutieron los avances y pendientes en las distintas regiones respecto a la igualdad y equidad de género en la industria cinematográfica. En este sentido, la directora de la AMACC, Mónica Lozano, reconoció que en México aún quedan muchos pendientes en este sentido, aunque el principal problema es la violencia de género.

“Donde hay enormes desafíos, donde hay rezagos importantísimos, donde hay enormes deudas en relación, por supuesto al tema de género, al tema de discapacidad de muchas personas, al tema de diversidad cultural. En México sin duda tenemos un rezago importante y se ha normalizado de una manera alarmante el tema de la violencia en general, y la violencia de género”.

Por su parte, en Argentina se ha trabajado en una legislación que permita la paridad de género en distintas instituciones públicas dedicadas a las artes, entre ellas la academia de cine. Otro ejemplo es el de Ecuador, donde su academia fue instaurada hace apenas dos años y nacida ya con una mayor cantidad de mujeres en puestos directivos y de producción, consecuencia de esto es que los principales premios al cine en ese país sean otorgados a mujeres. Caso contrario al de Colombia, donde la representante de su academia detalló que se sigue luchando contra un sistema patriarcal, donde los hombres siguen apoderándose de los espacios en el cine con leyes que solo les benefician a ellos.

En este sentido, los representantes invitados a esta charla cobijada por el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, coincidieron en que cuando una mujer es directora o productora de un proyecto audiovisual, la paridad en el resto del crew es mucho más evidente que en el caso contrario.

Alicia Preza