Fotografía: EFE /Thais Llorca.
San Juan, Puerto Rico.

Puerto Rico afronta una oportunidad histórica para ordenar sus finanzas y dar un impulso a su maltrecha economía, después de aprobarse un plan que cancela cerca del 80% de la deuda del Gobierno central, que durante años lastró el crecimiento de la isla.

El acuerdo, aprobado en enero por la jueza federal de EEUU Laura Taylor, anula miles de millones de dólares en pagos a los acreedores y supone la reestructuración de deuda más grande en la historia del mercado de bonos municipales de Estados Unidos.

El gobernador puertorriqueño, Pedro Pierluisi, siempre ha insistido en que el Plan de Ajuste de Deuda (PAD) es “esencial para terminar con el proceso de quiebra y regresar al progreso”, pero las protestas en la calle de los sectores afectados por los recortes han sido frecuentes.

-Deuda millonaria-

La deuda de 70 mil millones de dólares fue emitida por más de una docena de entidades, incluido el Gobierno, el sistema de retiro de empleados públicos, corporaciones y la Universidad de Puerto Rico.

El anuncio de aprobación del PAD es para la deuda de 33 mil millones de dólares del Gobierno central, reducida a 7 mil 300 millones, una vez reestructurado durante el pasado lustro más de un tercio de la cantidad inicial.

El PAD hace posible reducir los pagos de la deuda de 3 mil 900 millones a 1 mil 150 millones por año y que el Gobierno pague a los acreedores cerca de 7 centavos de cada dólar que recauda, en vez de 25.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here