Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

En el primer día de la entrada de los estudiantes universitarios a clases presenciales, el sistema de transporte Mi Macro Periférico, también conocido como Peribús, otra vez quedó al descubierto por la falta de rutas alimentadoras. Los usuarios señalan que aún no se encuentra al nivel de la “legendaria” ruta 380.

Daniel Ramírez, estudiante del Centro Universitario de Ciencias Económico e Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), pidió a las autoridades más unidades en las horas de mayor afluencia de pasajeros, ya que la queja es que los tiempos de espera son prolongados y las rutas alimentadoras van saturadas. Además de que se amplía en más de una hora el trayecto, a diferencia de lo que han presumido las autoridades.

Las filas que se observan en las mañanas son largas en las estaciones del Peribús, sobre todo en el Oriente, donde, por cierto, en el municipio de Tonalá no se construyó ni una sola estación de Mi Macro Periférico, lo que abarrota a las rutas alimentadoras.

Ante las quejas recibidas por las fallas en el servicio, las autoridades aseguran que el sistema irá mejorando “con el paso de los días”.

Henry Saldaña