crédito Covid-19
Imagen: UDGTV
Guadalajara, Jalisco.

Primero se revelaron los viáticos presentados por funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) en bares y restaurantes de cortes finos; después fue el gasto sin control de más de 800 millones de pesos del fondo para hacer frente a la pandemia de Covid-19 en Jalisco. Ahora es la contratación, con ese mismo crédito, de empresas con una reputación dudosa.

De acuerdo con una revisión hecha por este medio al micrositio del gasto del fondo Covid, esos contratos del Organismo Público Descentralizado Secretaría de Salud Jalisco han “consentido” a las firmas Intermet y Praxair. Ambas, con un historial cuando menos dudoso.

La primera, por ejemplo, recibió una sanción de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) el año pasado. Se le señaló por acaparar las licitaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y no estar inscrita ante el Registro Público de Comercio.

La segunda, Praxair, también tuvo un apercibimiento, aunque en junio pasado, por 237.8 millones de pesos debido a “prácticas monopólicas”. La Cofece también la señaló por incumplir compromisos y, pese a ello, facturó 19.39 millones de pesos por la venta de gases medicinales para los hospitales Covid-19.

El consentido de Administración

La Secretaría de Administración recibió 100.9 millones de pesos para atender la pandemia, y nueve adjudicaciones directas se fueron a un solo proveedor que se quedó con 16 % de esa cantidad.

¿El beneficiado? Ernesto Ramón Ruiz Zamora, quien contendió en los comicios pasados como candidato a diputado local por el Partido del Trabajo (PT). Él contrató a los choferes que operaron el transporte de Conexión Médica para trasladar gratuitamente al personal de salud, y por ello recibió 16 millones 079 mil pesos.

Adicionalmente, la Secretaría de Transporte gastó un millón 968 mil pesos para los uniformes de los operadores (camisetas y gorras), aditamentos para limpiar las unidades, rotularlas, equiparlas con mamparas e instalar señalética en donde éstas se iban a detener. Todo, vía adjudicación directa.

Fraccionan las compras

El crédito Covid tuvo tal desorden, que incluso hay proveedores que pudieron fraccionar sus ventas para tratar de disfrazar que éstos las concentraban. Según la lista de adquisiciones, muchos de quienes lograron venderle al Gobierno de Jalisco son personas físicas.

Por ejemplo, está Jorge Alejandro Gascón Alvarado, quien sumó más de medio millón de pesos en 12 contratos diferentes al vender distintos productos a la Secretaría de Transporte. La mayoría de éstos fueron cubrebocas.

Una particularidad de Alejandro Gascón es que, según su propio perfil profesional en redes sociales, desde hace siete años él trabaja en Tierra y Armonía, una empresa que es propiedad de familiares del gobernador Enrique Alfaro.

Y no es el único caso así. También está la empresa de comunicación Indatcom, que recibió 5.2 millones de pesos para difundir acciones de prevención y de Gobierno. Es, además, una firma “amiga”, pues ya trabaja para el Gobierno del Estado, y por ello cobró más de 29 millones de pesos en 49 cheques por sus actividades durante 2020.

Otra empresa “consentida” es Grupo Distribuidor Medicam S.A. de C.V., que de manera directa recibió 22 contratos, en diferentes compras, por 10.5 millones de pesos.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here