Fotografía: Medios
Guadalajara, Jalisco.

Frente a una mayor participación de policías municipales en la desaparición de personas en Jalisco, como lo ha evidenciado la Fiscalía Estatal en casos recientes como el de Acatic, Ocotlán y Mezquitic, es preocupante que los grupos de búsqueda dependientes de la Comisión Local en la materia se conformen por estos funcionarios, aseguró la codirectora del Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD), Anna Karolina Chimiak.

Esto lo manifestaron organizaciones y colectivos desde las mesas técnicas para la construcción de la Ley Estatal de Desaparecidos, pues la misma marca que su creación es con elementos de corporaciones municipales. Según Chimiak, si bien las células de búsqueda representan un avance, su proceso de conformación debe ser cuidadoso ante el riesgo de que los perpetradores estén dentro de ellas.

“Ante una cantidad avanzada de desapariciones forzadas cometidas por policías muinicipales, pues preocupa el cómo funcionarían y una de las respuestas o una de las acciones para revertir esta preocupación es que se generen los criterios o linamientos de conformación de estas células de búsqueda municipales, incluyendo pues la descripción del perfil de las personas que forman parte de las mismas, pero tamb

Entre los criterios y requisitos de los perfiles para estos grupos, la activista considera que es clave que no tengan antecedentes penales o recomendaciones de derechos humanos. La Comisión Local de Búsqueda debe ser la encargada de la creación de estos lineamientos, pero exhorta a que se involucre también a familiares, expertos y organizaciones civiles.

Para la codirectora del CEPAD, las recientes desapariciones masivas demuestran que el contexto de Jalisco se mantiene con la misma gravedad. Recuerda que estos hechos no son nuevos estos hechos, está la desaparición de los tres italianos en Tecalitlán y de los hermanos Camarena en Ocotlán, que igualmente son reflejo de la capacidad de infraestructura entre los perpetradores y la complicidad del estado.

“Porque al final no es posible que ocurrieran tantas desapariciones, pero a su vez desapariciones de varias personas en un solo evento sin que realmente las autoridades, al menos locales, pues supieran o toleraran estos hechos, pues evidencia que estamos ante un estado criminal, pero a su vez que nos muestra que no existen o siguen sin implementarse las politicas de prevención”.

Al día de hoy, en Jalisco hay seis sentencias condenatorias por este delito, tres de ellas por desaparición forzada y otras tres cometidas por particulares, frente a 12 mil 363 personas en esta situación, según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas.

Fatima Aguilar