Botón Tlajomulco
Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

En Tlajomulco, la aplicación del botón de emergencia afectará a miles de habitantes que usan el transporte público para ir a trabajar y regresar a sus hogares, ya que al restringirse los horarios, pueden generarse abusos para quienes usen taxis.

Incluso, quienes tienen negocios, expresan confusión de si pueden abrir o no y también podrían darse excesos por parte de los inspectores municipales, por lo que el Ayuntamiento de Tlajomulco, debe supervisar en forma estricta esa actividad, advirtió Samuel Castañeda Vallejo, integrante del partido político estatal Hagamos.

“El botón rojo creo que le hace falta difusión,sin duda alguna. Quiero decir que tenemos que conocer las reglas del juego, porque si no, esto da pie, a que áreas como inspección y vigilancia, puedan darse abusos de autoridad. Creo que tenemos que darle una buena difusión a todas las personas que se dedican al comercio y dudo que de aquí al viernes, la gente tenga toda la información”, precisó.

Samuel Castañeda dijo que Hagamos Tlajomulco hará difusión de los detalles del botón de emergencia, sobre todo entre los pequeños comercios.

Explicó que le preocupa que el transporte público cumpla con los horarios, sobre todo para el regreso a las colonias y fraccionamientos más alejados y que también las tarifas especiales para taxis se acaten, porque de no ser así, los trabajadores dedicarán el gasto de su ingreso diario en pagar por el transporte.

“Para la gente de a pie, la realidad es que ese tipo de tarifas (de los taxis) van a cobrar más caro que los salarios que se pagan. Algunos, van a preferir no ir a trabajar. Es un tema que a final de cuentas nos va a pegar a todos los ciudadanos”, añadió.

El activista de Hagamos Tlajomulco confía en que las medidas de restricción nocturna y los fines de semana, detengan la cadena de contagios del COVID-19.

Ignacio Pérez Vega