Fotografía: Fátima Aguilar.
Guadalajara, Jalisco.

Después de una reunión con la directora de Salud Pública, Gabriela Mena, los diputados locales decidieron que siempre sí cambiarán algunos protocolos sanitarios en el Congreso del Estado frente al incremento de contagios de COVID-19.

Entre ellos se encuentran la posibilidad de trasladar el Recinto Legislativo al Patio Central, un monitoreo de casos positivos en cada área para hacer pruebas aleatorias entre el personal, y quitar el filtro de la entrada, donde desde la legislatura pasada, en abril de 2020, se instaló un túnel de ozono, pues se les hizo saber que eso es inútil.

José María Martínez, coordinador de Morena:

“Hicimos un diagnóstico en todo el Congreso para determinar, área por área, si alguien tiene familiares contagios o ha estado en contacto con alguna persona que tenga contagio, y así nosotros poder establecer la política de pruebas”.

Hasta el momento hay 25 trabajadores contagiados y seis diputados, en su mayoría de Movimiento Ciudadano, pero hasta ahora las pruebas generales al personal durante el ingreso están descartadas.

“Porque de nada nos sirve hacer pruebas generales. ¿Qué sucede? Incluso platicábamos con la doctora al respecto. Podemos colocar aquí nosotros un módulo de pruebas al ingreso y a todo mundo le hacemos pruebas. Sin embargo, al día siguiente esas pruebas ya no son útiles porque fueron expuestas las personas a las que se les valoró en su momento y tendríamos que volver a hacer pruebas. Lo que tenemos que hacer es ser responsables, tomar medidas que sí nos resulten convenientes en el área de trabajo, con cierta seguridad de que no va haber contagios”.

Parte de las medidas que también tomarán son realizar la mayor parte de sus actividades en espacios abiertos, proveer alcohol puro a quienes ingresen, e incorporar filtros hepa en las oficinas para una mejor circulación de aire.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here