banco de leche
Fotografía: EFE/Noé Pérez / Referencial
Guadalajara, Jalisco.

Aunque la lactancia materna es algo natural, muchas mujeres no viven este proceso como se ve en las fotografías de las madres perfectamente peinadas, en un sillón lindo y con su bebé acoplado a su pecho, y cuando regresan a trabajar lejos están las imágenes de una extracción de leche poética; a veces lo tienen que hacer en el baño, en una bodega, en un salón común donde no faltan los curiosos o acosadores, y quienes deciden no hacerlo en sus lugares de trabajo sufren las consecuencias de escurrir sus senos, dolor e hinchazón que con el paso de los días va disminuyendo así como la capacidad de producir leche a falta de extraerla.

Muchas madres sufren en silencio y hay quienes a pesar de las miradas y reprobación de algunos, ellas alimentan a sus hijos a libre demanda, donde sus hijos quieran, ya sea en el camión, en el parque, en el súper, es el derecho de sus hijos a ser alimentados y a recibir el amor y calor de su mamá. Arcelia Terán Miranda eso vive todos los días con su hija María José de tres meses de edad:

“Lo difícil es que te ven raro, como que quieren que te tapes, a mi no me da pena sacar el pecho y darle. Te han dicho algo, te han insultado? o solo las miradas?. Solo las miradas que te ven. ¿que les dirías a las personas sobre este acto de amor? que es algo natural, es algo para tu bebé, no es nada malo, no es nada penoso, es natural darle pecho a tu hijo”.

Así cuenta Arcelia su experiencia, al principio no fue fácil:

“Al principio si fue difícil si lo agarraba bien y todo, pero se me agrietaba los pezones y me dolía un montón, pero y ase sanó y ya todo bien. ¿Que les dirías a las mujeres que tienen problemas para amamantar? pues a mi me ayudaron mucho mis familia, me decían ponte leche, osea consejos, hacerte de una red de apoyos y a lo mejor alguno esos consejos le ayudan a mejorar la técnica”.

Arcelia como muchas madres trabajadoras esperan que muy pronto México pueda aumentar la cantidad de días de incapacidad para poder tener más tiempo de amamantar exclusivamente a sus bebés con su propia leche y directo de su seno, ya que como dice Arcelia, a su hija de tres meses de edad le está costando alimentarse con biberón, ella regresó a trabajar y mientras cumple su jornada su bebé no quiere comer del biberón, quiere a su mamá.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here