El Zapotillo
Fotografía: EFE/Ulises Ruiz Basurto
Guadalajara, Jalisco.

Que la Presa del Zapotillo tenga una altura de llenado de 60 metros, se cancele el trasvase a León, Guanajuato y que no se inunde a las tres poblaciones aledañas al proyecto, es lo que solicitan las instituciones integrantes del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua para el Estado de Jalisco.

En un desplegado dirigido al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, señalan que el trasvase afectaría de manera irreversible a la región de Los Altos y la producción de alimentos.

El manifiesto de siete puntos, también está dirigido a la titular de Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Luisa Albores; al director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Germán Martínez Santoyo y a los gobernadores de Jalisco, Enrique Alfaro, y de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez.

En el primer punto recuerdan que el presidente Vicente Fox impuso el proyecto sin consultar a la gente y su gobierno no realizó evaluaciones ambientales, sociales, culturales y económicas, bajo un esquema de privatización del agua, que de no corregirse, causará grandes conflictos sociales y económicos en la región de Los Altos y pondrá en riesgo la suficiencia y seguridad alimentaria.

En Los Altos de Jalisco se produce el 25 % de los alimentos de origen animal que se consumen en el país.

El Observatorio Ciudadano del Agua reitera su compromiso de participar en las mesas de análisis convocadas en Palacio Nacional y piden que los resultados de esos diálogos sean vinculantes. Piden que se revise con seriedad el proyecto bajo el principio precautorio ambiental contemplado en tratados internacionales, pues las proyecciones no son halagadoras por la evidente disminución de caudales en el Río Verde.

En el tercero, piden cancelar el trasvase a León, Guanajuato, ciudad que actualmente tiene un abasto de 98.9 %, y que se analicen y sean consideradas las opciones que tiene el vecino estado, como Sierra de Lobos, tecnificación de riego, la Laguna de Yuriria, las presas Solís y Allende; entre otras.

Detallan que los trasvases son un error y una aberración medioambiental, social y económica. Un ejemplo, el trasvase del Lago Owens en Los Ángeles, en 1913. Funcionó solo 13 años y originó impactos sociales, ambientales y económicos que la sociedad sigue pagando hasta la fecha.

En el quinto punto piden que la cuenca del Río Verde sea declarada de interés público, y la Región de Los Altos, como zona prioritaria para la producción de alimentos, en los términos del artículo 4° Constitucional y la Ley de Aguas Nacionales, para garantizar el agua al sector agropecuario.

Por último, solicitan que la cortina de la Presa El Zapotillo opere con un llenado a la altura aproximada de 60 metros para que “no se inunde a las tres poblaciones en riesgo de desaparecer” y el agua almacenada complemente el abasto del Área Metropolitana de Guadalajara.

Todo lo anterior, concluyen, deberá llevarse con estricto respeto a los derechos humanos y en el marco de una verdadera gestión integral del agua, garantizando la no privatización del agua.

Entre las instituciones firmantes, están la Universidad de Guadalajara, la Universidad del valle de Atemajac, la Universidad Complutense de Madrid, Asociación de Avicultores de Los Altos, el Consejo Regional para el Desarrollo Sustentable, la Diócesis de San Juan de Los Lagos, el Instituto de Astronomía y Meteorología de la UdeG, la Canaco de San Juan de Los Lagos, Alianza Cívica Alteña, Ejido Agua de Obispo y las asociaciones de ganaderos de diversos municipios; además de comunidades y ranchos como Mezquitic de la Magdalena, La Providencia, Las Cuatas, El Terrero, El Jaral, Casas Vieja, El Tule, La Laja, entre otros.

Julio Ríos