Vecinos de Chernóbil: Sin oportunidad de vivienda en Guadalajara, de vuelta a casa de los padres

Debido a los altísimos costos de una vivienda digna en la Zona Metropolitana de Guadalajara, las nuevas generaciones tienen prácticamente fuera de su ideal de vida costearse una por cuenta propia

0
15

Guadalajara, Jalisco.

Debido a los altísimos costos de una vivienda digna en la Zona Metropolitana de Guadalajara, las nuevas generaciones tienen prácticamente fuera de su ideal de vida costearse una por cuenta propia.

En su lugar, han surgido dos grandes tendencias: el co-living; o bien, costear una renta entre varios “roomies”, o de plano olvidar el orgullo y volver a casa de los padres.

Francisco Javier Penilla Navarro tiene varios trabajos: compone música, es consultor y profesor universitario.

Él se independizó a los 27 años, rentaba una casa amplia con cuatro amigos, pero luego solo quedaron dos y fue imposible conseguir una.

Francisco se vio obligado a regresar con sus padres y, justo al año siguiente, cerró todo por la pandemia. Aunque su actividad no paró totalmente, con esos ingresos no podía cubrir los gastos y unas deudas que venía arrastrando. En suma, le fue imposible pagar una renta.

“Fue complicado porque había como unos rollos que tenía que cerrar, me imagino por el sistema familiar, fue llegar a poner muchos límites con mis papás. Curiosamente, ellos habían hecho una pequeña inversión en la remodelación, así que, los primeros meses no estaban. Estaban los albañiles, la obra negra y yo, estuvo bien”.

Su problema surgió cuando la familia regresó y le fue difícil acostumbrarse a las reglas de los papás. Tras dos años se retiró y, hasta eso, cerró bien el ciclo con ellos.

“Por fortuna, hubo una alternativa donde unos amigos me ofrecieron su casa, pero estamos hablando de que su casa es en Tlajomulco, son casas lejanas, ellos compraron cuando todavía estaba barato”.

“Tengo la fortuna de vivir en un lugar seguro, está acotado. No sé si vivir en un coto sea lo mejor porque, pues si no tuviera un auto, pues no podría trasladarme. Esa es la verdad. Salir en la noche sin el huevo o la cápsula del coche es muy peligroso; salir en bicicleta es complicado porque de entrada cómo te vas por López Mateos”.

Sin su auto, le sería imposible vivir allá porque recorre trayectos de hasta dos horas.

Alternativas para la compra de vivienda 
Fotografía: EFE

Y respecto a tener una casa propia, parece que ahora será, en otros términos: en vez de adquirir un crédito por dos millones a 20 años o más, pensó en un modelo de negocio que no lo obligue a estar en Guadalajara o, tal vez, comprar un terreno, pero fuera de la zona metropolitana.

No quiero generalizar, pero creo que, de mis pares, el 50 por ciento está pasando por una crisis similar que está con sus padres y el otro, bueno, por suerte han tenido opciones de trabajo de alto riesgo. Por ejemplo, ser piloto de aviación con mucho estrés. Unas por otras: ganas muy bien, la responsabilidad es muy alta y te estás desgastando a muy largo plazo, llegando a tener problemas de alcoholismo”.

Pero las autoridades ya detectaron esta “tendencia” de regresar con los padres y trazó una estrategia para sacarle fruto a un obligado nuevo modo de vida.

Al menos así lo hizo el ayuntamiento de Guadalajara, que tiene una opción para quienes probaron la vida en zonas alejadas y volvieron a la casa materna.

Regularmente, el nuevo inquilino ya no cabe. Y por ello, suelen construir “cuartitos” irregulares y sin tener un papel sobre la propiedad.

Pues bueno, el programa Desdoblamiento de Vivienda consiste en construir en la azotea, dividir la casa y crecerla dos viviendas más, y a veces hasta poner un local comercial, explicó la directora de Promoción a la Vivienda en Guadalajara, Otilia Pedroza Castañeda.

La licencia sale en régimen de condominio, donde cada unidad habitacional tiene su propia escritura. Así, si eventualmente hay un pleito entre los padres y el hijo, este será el propietario de su planta alta y no podrán sacarlo.

El costo promedio de inversión en un espacio de 60 metros cuadrados ronda los 400 mil pesos.

Mensualmente, son presentados alrededor de 30 de estos proyectos en Guadalajara, lo que demuestra que cada vez más hijos independientes se han visto obligados a volver a sus raíces.

Esto, en la opinión de la autoridad, ayudará a repoblar Guadalajara, pues se estima que pudieran sumarse unas 12 mil viviendas de este tipo y atraer hasta 60 mil personas al municipio.

Pero hay más opciones, y unir tu crédito Infonavit con un amigo o pareja también es opción. El Instituto impulsa un programa que se llama Unamos créditos para comprar una casa de mayor precio. Lo explica el delegado Ramón Gómez:

 “En Jalisco llevamos nosotros arriba de los 8 mil 200 créditos otorgados bajo este programa, quienes son los que más lo solicitan, quienes más nos están solicitando este programa de unamos crédito son los co-residentes, es decir, este programa nace para los co-residenciales y para los familiares, ocho de cada 10 créditos los solicitan los amigos, las parejas, entre amigos se solicitan este tipo, ocho de cada 10 créditos y si nos vamos en cuanto a género, estaríamos hablando seis de hombre y cuatro de mujer”.

A través de este trabajo especial, te hemos dado cuenta del deprimente panorama que enfrentan las nuevas generaciones para hacerse de una vivienda digna.

Hoy, la posibilidad de llegar a una casa bien ubicada y con espacios amplios se difumina bajo la niebla de una política voraz y fallida que nos deja muy lejos de Bugambilias o Providencia y muy, pero muy cerca, de convertirnos en vecinos de Chernóbil.

Lee el especial completo de Vecinos de Chernóbil

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here