Fotografía: Biblioteca Pública del Estado de Jalisco.
Guadalajara, Jalisco.

A simple vista, la prosa de Federico García Lorca y el jazz no tiene nada en común, sin embargo este viernes 24 de junio la Biblioteca Pública del Estado fue testigo de la colisión de estos dos mundos en un espectáculo denominado “Paradise Club Lorca, La Métrica y el Jazz”.

La dinámica era sencilla; Antonio Padilla Chávez, declamador, leía extractos de los poemas del español y tres músicos improvisaban sonidos para crear armonía y acompañar las letras de quien pasó a la historia como la generación del 27 y uno de los literatos más influyentes de la España del siglo XX.

La génesis del performance surgió de las charlas que tuvieron Javier Sanz, Coordinador de la Biblioteca; Marcos Rayas, músico y Padilla Chávez, quienes inicialmente habían decidido que los textos de Julio Cortázar fueran los musicalizados, pero finalmente se decantaron por García Lorca, nos cuenta el declamador.

“Una de las cosas que nos pareció muy interesantes es como el “Romancero gitano” (poema de Federico García Lorca) empieza con tener una métrica específica, pero después cuando llegamos al Lorca del “Poeta en Nueva York”, tenemos una métrica distinta, tenemos conceptos más delirantes, otras cosas que surgen a partir de la experiencia que él conoce el jazz en Nueva York en el Paradise Club y todo esto comienza a generar una conversación entre nosotros y fue surgiendo naturalmente”.

Para Marcos Rayas, quien se encarga del piano, bajo y las secuencias electrónicas, la poesía de Lorca es naturalmente musical.

“Cuando Lorca escribía antes lo hacía muy rítmicamente pero con ritmos que tienen que ver más con los gitanos. De hecho tú lo vas leyendo y solito de fluye, te llega al final de la página y te lo bebes y ahí fue cuando decidimos tomar como hilo conductor a Lorca porque tiene este viaje bien interesante de ser muy flamenco, una comunidad un tanto cerrada, hasta en su lugar geográfico está rodeado de montañas, es de difícil acceso y cómo el migra hacia Nueva York, en donde está un período corto de tiempo, se impacta, regresa y supimos que sería un viaje musical bien chido”.

Héctor Navarro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here