Fotografía: UdeG
Guadalajara, Jalisco.

La inflación, la recesión y la pérdida del poder adquisitivo que enfrenta Jalisco y el país deben ser razones para que durante el Buen Fin, la ciudadanía opte por compras inteligentes, sólo de aquellos artículos necesarios y las deudas que se vayan a adquirir no superen el 30 por ciento de la capacidad de pago, coincidieron economistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Priorizar bienes duraderos, pensando en un mediano o largo plazo, limitar los gustos innecesarios, verificar que las tiendas apliquen realmente los descuentos, comparar los precios y optar por las compras de navidad que tengan un buen costo, son algunos aspectos que recomendaron los expertos para tomar en cuenta y hacer una compra inteligente.

Fotografía: UdeG

Antonio Ruiz Porras, académico del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), resaltó que no se trata de desincentivar a hacer compras durante este Buen Fin, pero sí a hacerlas sin descuidar los productos de primera necesidad y el ahorro.

“No gastar cuando se necesita es una mala decisión, porque perdemos poder adquisitivo, y al mismo tiempo perdemos la oportunidad de usar un bien que puede ser necesario. Algo que suele ocurrir en las etapas inflacionarias como en las que estamos viviendo, es que justamente por esta razón resulta racional tratar de comprar antes de que suban los precios, y eventualmente el Buen Fin puede con esto tener algún impacto sobre la economía local en el corto plazo. Tener un buen comportamiento como consumidor, no significa no gastar, significa gastar de manera racional”.

Respecto a las condiciones financieras, los expertos dieron un panorama que no es muy alentador para la población. Se acumulan las afectaciones post pandemia, el incremento de las tasas de interés por parte del Banco de México y una inflación muy alta de 9.42 por ciento; lo que equivale a la pérdida del salario de las personas en ese porcentaje.

Héctor Iván del Toro, académico del CUCEA, resaltó que esto vuelve mucho más compleja la adquisición incluso de los alimentos primarios por el aumento en sus precios, y ahora se añade el riesgo que durante el Buen Fin, se acceda a créditos que sobrepasen la capacidad de pago, especialmente para productos que no son prioritarios.

“Hay que ver y visualizar que el próximo año tendremos que enfrentar nuevamente la cuesta de enero. En el año en curso que nos encontramos, la cuesta de enero se prolongó hasta septiembre. Vimos uno de los años más críticos en situaciones económicas, donde las inflaciones estuvieron presentes, donde esto ocasionó que las tasas de interés ya se esté subiendo en 10 ocasiones, entonces esto está causando que la población tenga una dificultad de poder asumir los bienes y servicios de la canasta básica. Además hay que recordar que en 2023 son nuevamente los pagos de algunos impuestos, aranceles”.

Fotografía: UdeG

Otras recomendaciones para tomar en cuenta a la hora de comprar son, tener certeza de las condiciones de la transacción, no perder de vista nunca tarjetas, guardar los comprobantes de pago, si se rechaza la compra, pedir el comprobante, no otorgar información por teléfono o por internet, si son en línea, verificar que se trata de sitios seguros, que tengan un candado, no hacerlo con conexiones pública y usar las tarjetas digitales.

La derrama económica esperada en Jalisco por el Buen Fin es de 14 mil millones de pesos, mientras que en el Área Metropolitana de Guadalajara seis mil millones.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here