sida en África
Fotografía: EFE/EPA/SIPHIWE SIBEKO / POOL
Johannesburgo, Sudafrica.

La mayoría de los países de África no podrán alcanzar las metas de lucha contra el sida fijadas para 2020 por la pandemia de la COVID-19, advirtió este lunes la ONU, que pidió no bajar la guardia a riesgo de perder medio millón de vidas.

“La gente que vive con VIH en nuestra región es más probable que viva en condiciones en las que el distanciamiento social no es posible”, recalcó Aeneas Chuma, director interino del equipo especial de apoyo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (Onusida) para el sur y el este de África.

Chuma hizo esta advertencia durante una rueda de prensa virtual para actualizar los datos del sida en África subsahariana, donde viven casi siete de cada diez de las personas contagiadas por el virus en todo el mundo, una intervención ante los medios realizada en paralelo a la presentación del informe global anual sobre el VIH/sida efectuada hoy en Ginebra por Onusida.

En total, en África subsahariana hay casi 26 millones de personas que viven con el virus, de las cuales casi 21 millones se encuentran concentradas en la parte sur y este del continente.

En 2019, la región registró casi un millón de nuevas transmisiones y 440 mil muertes relacionadas.

Los expertos del continente africano hicieron énfasis en que las personas que conviven con el virus de inmunodeficiencia humana en la región hacen frente a una creciente inseguridad alimentaria y a otras “amenazas” potencialmente mortales.

Entre ellas figura la discontinuidad de los servicios de tratamiento del sida a medida que la pandemia de la COVID-19 satura los sistemas sanitarios nacionales y las medidas de confinamiento provocan el hundimiento de las economías.

En ese sentido, Chuma recalcó que en el escenario “extremo” de que se interrumpan los servicios de la lucha contra el sida durante seis meses (como la distribución de antirretrovirales) en África subsahariana podría haber más de 500 mil muertes entre 2020 y 2021, tal y como ya había avanzado esta agencia en mayo pasado.

La situación actual complica el objetivo de la ONU de poner fin a la epidemia de sida para 2030.

Tampoco se logrará la meta 90-90-90 marcada para este año, en referencia a que para 2020 el 90 % de las personas que viven con el VIH conozca su estado, que el 90 % de los diagnosticados reciba terapia antirretrovírica continuada y que el 90 % de quienes siguen terapia tengan supresión viral (reducir significativamente la presencia del virus en sangre).

En todo el mundo, solo catorce países han alcanzado ese objetivo, de los cuales siete se encuentran en África subsahariana: Botsuana, Namibia, Esuatini (antigua Suazilandia), Ruanda, Uganda, Zambia y Zimbabue. Muy cerca de la meta 90-90-90 se encuentran Kenia, Tanzania y Malaui.

A pesar de los avances realizados en la última década en África subsahariana, Onusida llamó la atención sobre la incidencia aún “desproporcionada” de las infecciones entre las mujeres y, en especial, entre las adolescentes de la región.

En total, en el mundo hay actualmente 38 millones de personas contagiadas con VIH y 690 mil murieron en 2019 por causas relacionadas con el sida, según los datos revelados hoy en el informe anual global de Onusida.