Fotografía. Behrouz Mehri / AFP
Tokio, Japón.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio planean vacunar a los 70 mil voluntarios participantes, declaró este martes el director general del evento, Toshiro Muto, con el objetivo de reducir los riesgos de infección a unas seis semanas del inicio de las pruebas.

Cuando los responsables de los Juegos intentan tranquilizar a un público nipón escéptico en cuanto a la seguridad de este ‘megaevento’, unos 10 mil voluntarios, cuyo rol es esencial para su buen desarrollo, dimitieron debido a inquietudes ligadas al coronavirus.

Toshiro Muto indicó que un plan destinado a ofrecer vacunas a los voluntarios que ayudan en los sitios de los Juegos y en la villa olímpica estaba “siendo discutido”, y que podría ser ampliado a los medios de comunicación nacionales y a otros participantes con base en Japón.

“En lo que concierne a los voluntarios, en particular los que coincidan con los deportistas, debemos tratarlos como si fueran deportistas”, añadió.

Japón conoció una epidemia de covid-19 menos importante que en muchos países, pero hasta hace poco el despliegue de la vacuna fue relativamente lento. Alrededor del 3,5% de la población está completamente vacunada.

Los deportistas olímpicos comenzaron a recibir sus vacunas en el marco de un programa distinto, que forma parte de un acuerdo concluido entre el Comité Olímpico Internacional (COI) y Pfizer.

Muto afirmó que es “muy probable” que los organizadores de los Juegos puedan negociar la extensión de este programa más allá de los 20 mil deportistas y miembros del personal, si decidieran vacunar a todos los voluntarios, pero el tiempo avanza y avisó de que no sería simple.

“Si debemos administrar vacunas, debemos determinar si podemos añadir vacunas, o si tenemos el sistema para hacerlo”, señaló.

“¿Hasta dónde vamos a ampliar el campo de aplicación? Hay un cierto número de cosas que debemos considerar”, explicó el director general de Tokio-2020.