Fotografía: Organizaciones.
Guadalajara, Jalisco.

Los hospitales que atienden a personas con VIH están rebasados en Jalisco, por lo que alrededor de 40 organizaciones exigieron un servicio ambulatorio externo para quitar presión al sistema y que los pacientes puedan ser atendidos de manera oportuna.

Con los avances médicos que existen, una persona diagnosticada que recibe tratamiento de manera oportuna puede tener una esperanza de vida similar a la que tiene la población en general, pero en Jalisco la atención puede demorar hasta seis meses para la primera cita, lo cual es la condición para recibir medicamentos.

Las tres unidades de atención reportan seis mil 691 casos activos, de los cuales, la mayoría recibe tratamiento de forma ambulatoria.

En el transcurso del año fueron diagnosticadas 670 personas con VIH, pero solamente 450 han recibido atención; es decir, 68 por ciento. Esto significa que quedan 220 pendientes.

Las organizaciones reportan 25 que no han localizado, por lo que sospechan de un desenlace fatal. Además, hay 18 fallecimientos en lo que va del año, sin recibir tratamiento antirretroviral.

Tan solo el Comité Humanitario de Esfuerzo Compartido Contra el SIDA (Checcos) dio seguimiento a 130 casos que son atendidos por Salud Jalisco. En promedio, han tenido su primera cita médica cuatro meses después, pero 45 pacientes se las agendaron seis meses después.

Esta agrupación pudo documentar que al menos tres de ellos perdieron la vida antes de iniciar un tratamiento que pudo haberles ayudado.

Desde 2019, las organizaciones en Jalisco han advertido la saturación en el servicio. Incluso han enviado ocho oficios a la Secretaría de Salud y al Gobierno del Estado, y aunque han estado a punto de reunirse con el titular, Fernando Petersen Aranguren, no han podido lograrlo, por lo que piden que el funcionario dé la cara.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here