Fotografías: Medios
Guadalajara, Jalisco.

Las comisiones de Movilidad y Estudios Legislativos del Congreso local recién aprobaron el dictamen para obligar a que todos los camiones tengan accesibilidad universal, lo que incluye rampas para sillas de ruedas y dispositivos auditivos y táctiles para sordos e invidentes.

Sin embargo, Arnoldo Licea, líder del Sindicato Avanzada de Trabajadores del Auotransporte del Estado de Jalisco (SATAEJ), se opone a tal medida, al señalar que se trata de una inversión muy onerosa para los dueños de las unidades.

En lugar de ello, propone que se haga un sistema especial de transporte para personas con discapacidad y que sean camionetas que pasen a su domicilio para llevarlos a sus destinos.

“Se debe hacer un censo y conocer cuántas personas con discapacidad hay en la ciudad y mejor prestarles un servicio a domicilio, ir por ellos, en camionetas Sprinter y llevarlos a sus actividades, por supuesto, con un itinerario y eso que lo pague el gobierno y los transportistas, pero instalar rampas en todas las unidades, por supuesto, que es un gasto excesivo. No se necesita, porque hay días o semanas que un camión que trae rampa no levanta a un minusválido (sic)”, señaló.

La iniciativa para obligar a que todas las unidades tengan accesibilidad universal, aún debe ser votado por el pleno de los 38 diputados del Congreso de Jalisco.

Ignacio Pérez Vega