Yurecuaro, Michoacán.

Tras el accidente ocurrido el domingo del día primero de octubre en donde un autobús que transportaba a peregrinos originarios de La Ribera, comunidad perteneciente a Ayotlán que regresaba de San Juan de los Lagos, se volcó en la carretera estatal en el tramo que va de Atotonilco el Alto a Arandas; por este percance los habitantes de la Ribera empezaron a reunir donativos para ayudar a los familiares de aquellos que resultaron lesionados.

El miembro del grupo, Jesús Rodríguez González, afirmó que la respuesta de la gente para ayudar a esta causa ha sido positiva y el grupo se ha encargado de documentar todo lo recabado, así como también utilizar transmisiones en vivo en Facebook para dar fe de transparencia en la colecta:

“Empezamos al grado que la primera recaudación en dos días ya fue entregada esa cantidad a las personas afectadas, que son alrededor de 25 personas que estamos ayudando económicamente a unas con menos o más de acuerdo con la gravedad de su situación, nos invitaron a Ayotlán, pertenecemos ahí; sentimos que fue una obligación moral nos llamaron a realizar la colecta de “Un kilómetro de ayuda” de varios lugares nos dieron esa oportunidad, en dos días recaudamos nosotros 580 mil pesos”.

Rodríguez González mencionó que las labores de los integrantes del grupo están por terminar debido a sus actividades personales y sólo harán cuenta de lo último que han recaudado, además de que dijo de que no tienen alguna meta a llegar:

“Creemos que ya lo que nosotros hemos ayudado gracias a las personas que cooperaron que ya todo tiene un fin y no vamos a remediar con todo el dinero del mundo las desgracias de estas personas. En nuestras redes sociales están cada uno de los videos donde hemos ido a entregar nuestro apoyo, nosotros somos personas comunes y corrientes que nos dolió la tragedia de esta población y ellos ahí se ven lo agradecido que están”.

El grupo Pueblo Unido está conformado por gente de Ayotlán que  se organizó para ayudar a los supervivientes del accidente, para lo cual se inspiraron en las colectas llamadas “Un Kilómetro de ayuda”, en donde la población puede aportar dinero en un espacio continuo de una cinta adhesiva en donde se colocan billetes en la plaza del lugar.

Por Diego Iván Vera.