Ocotlán, Jalisco

La amenaza y vulnerabilidad ante el nuevo coronavirus, convierten a La Barca en el municipio de la Región Sanitaria IV que más riesgo presenta ante el COVID-19, así lo dieron a conocer investigadores del Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño de la Universidad de Guadalajara.

Mediante una investigación aprobada por el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología, realizaron mapas interactivos que muestran los niveles de movilidad, amenaza, vulnerabilidad y riesgo de contagio en cada municipio del país. Los investigadores señalan que el rubro de riesgo es el más útil a la población, al conjuntar la amenaza y vulnerabilidad que existe, indicó el responsable de geomática del proyecto de investigación, Marco De Paolini:

“El riesgo es una combinación de los riesgos de amenaza y de vulnerabilidad, es cuánto puede resultar en fatalidades. Considerando las condiciones de difusión del virus y la vulnerabilidad de los diferentes municipios”.

El mapa que será actualizado diariamente, señala que hasta el 20 de enero, La Barca registra un nivel 6 en cuanto a riesgo, es decir que es medio-alto, le sigue Poncitlán, Jamay, Tototlán y Atotonilco el Alto con 5 (riesgo medio), Ocotlán y Zapotlán del Rey se ubican en nivel cuatro (bajo-medio), Tuxcueca y Jocotepec están en nivel 3 (bajo), Chapala y Degollado en nivel 2 (muy bajo-bajo), en tanto que Ayotlán y Tizapán el Alto están en nivel 1 (muy bajo).

En cuanto al nivel de amenaza, que los investigadores obtuvieron analizando la incidencia de casos activos y el índice de reproducción, indican que La Barca está en nivel 7 (alto), le siguen Tototlán y Atotonilco el Alto con 6 (medio-alto); Ocotlán, Jamay y Poncitlán se ubican en nivel 5 (medio); Zapotlán del Rey y Jocotepec en 4 (bajo-medio), Tuxcueca 3 (bajo); Degollado y Tizapán el Alto en 2 (muy bajo-bajo) y Ayotlán en 1 (bajo).

En tanto que el nivel de vulnerabilidad fue calculado al analizar el nivel de tres tipos de vulnerabilidad: por grupo demográfico, por comorbilidades y por marginación. Zapotlán del Rey y Degollado están en nivel 4 (bajo-medio); Ayotlán, Atotonilco el Alto, La Barca, Tototlán, Tuxcueca y Tizapán el Alto en 3 (bajo); en tanto que Chapala, Poncitlán, Ocotlán y Jamay se ubican en 2 (muy bajo-bajo).

Los investigadores señalaron que sí existe un impacto cuando se reduce la movilidad, aunque este puede tardar alrededor de 10 a 15 días en notarse en las estadísticas.

Luis Felipe García López