Ocotlán, Jalisco

Alrededor de un grupo de 100 personas, conformado por comuneras y comuneros del pueblo de Mezcala de la Asunción, tomaron posesión de 10 hectáreas de tierras invadidas  del cerro el Pandillo, por el empresario Guillermo Moreno Ibarra, y que un tribunal agrario ordenó fueran restituidas desde el 2021, tras 20 años de lucha y resistencia por parte de el pueblo con orígenes cocas.

Los habitantes se dieron cita desde las 9 de la mañana en la Casa Comunal, en donde preparaban cartulinas   en las que se podía observar: “4 de Octubre, día histórico para la comunidad”, así mismo, el entusiasmo era latente entre los habitantes, así fue el caso de Benito González.

“La mayor parte de los pobladores vamos a subir para contemplar eso y vienen a entregar, es algo muy agradable para la comunidad”.

Alrededor de las 11 de la mañana  llegaron las camionetas con las que subieron al predio para ejecutar la restitución de las tierras. Posteriormente, esperaron al abogado, Rubén Edgardo Ávila Tena, el cual junto a su despacho, representó jurídicamente a la comunidad.

Ávila Tena, sentenció que fueron años extenuantes para las y los comuneros de Mezcala, esto trás la resolución que fue favorable a la comunidad ubicada a orillas del Lago de Chapala,  luego de que en octubre de 2021 fuera desechado el último recurso legal que estaba al alcance del empresario.

“Fueron 20 años de desgaste para la comunidadas sobretodo, también el litigio tuvo su trámite normal entre comillas, pero el verdadero desgaste es para la gente porque tuvieron que esperar 20 años para que se les hiciera justicia”.

Instantes después, las y los pobladores de Mezcala recorrieron un tramo para poder ingresar a la casa del empresario, con el propósito de realizar un inventario de los objetos que se encontraban en el inmueble y alrededores, tales como materiales, libros, incluso ganado caprino, el cual el empresario invasor tendrá un lapso de tiempo para recoger.

Finalmente, la comunidad de Mezcala agradeció el apoyo y gritaron al unísono, “la tierra no se vende, se ama y se trabaja” “¡Viva Mezcala!”. Vicente Paredes, habitante del poblado, afirmó que esté fue un día histórico para Mezcala.

“Hemos luchado, sufrido, hemos sido perseguidos. Estoy enrabiado pero también contento. Esto no quiere decir que, con esta persona que corremos de la comunidad, odiamos o discriminamos a todo mundo. Todo el mundo es bienvenido en Mezcala, pero antes les decimos que no queremos ni tenemos turismo residencial”.

Tras la recuperación, los predios invadidos se convertirán en una Universidad para las y los jóvenes de la comunidad a orillas del Lago y sus poblados cercanos.

Por Diego Ochoa

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here