Ocotlán, Jalisco

El cronista de la ciudad Dr. Alejandro Cerda Carrillo, comenta al respecto: contaban lo que estos vieron, que las personas que se contagiaban de esta peste, sufrían fuertes dolores de estómago con diarreas y calambres por todo el cuerpo, muriendo por deshidratación a las pocas horas. A los enfermos, fueran niños o adultos, los sacaban a las calles y los dejaban tirados en las esquinas y se morían sin recibir auxilio.

Escucha la historia completa contada por Don Javier de la Cruz: