El Análisis | Hostigamiento laboral y acoso sexual en las instituciones.

0
2

Ocotlán, Jalisco

El acoso sexual y el hostigamiento laboral significan grandes violaciones a los derechos humanos de las personas que los sufren. Pueden ocasionar afectaciones físicas, psicológicas, laborales y sociales. Esta situación se agrava cuando ocurre precisamente en las instituciones que deberían garantizar el derecho humano a la salud, a la educación, a la información y a la promoción y defensa de los derechos humanos.

De acuerdo con los testimonios de seis mujeres profesionistas y trabajadoras de la Universidad de Guadalajara, el antiguo Hospital Civil, la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco, la Secretaría de Salud y de una empresa privada de comunicación, han sido hostigadas y/o acosadas sexualmente.

En todos estos casos se advierte que no se trata de conductas aisladas, sino más bien repetidas con regularidad o con sistematicidad. La existencia de relaciones de poder desiguales, las partes siempre se encuentran en relaciones jerárquicas asimétricas, la existencia de una o varias víctimas, la existencia de efectos postraumáticos, psicológicos o físicos, el carácter abierto o encubierto de las acciones, fomentando así un contexto de impunidad ante los casos de acoso sexual y hostigamiento laboral.

En México el tipo de hostigamiento laboral más extendido es el congelamiento, ignorar y hacerle el vacío a la víctima.

Eso le ha ocurrido especialmente a Mara, abogada de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, quien además de padecer una enfermedad autoimmune que pone en riesgo su salud, se ha visto sometida a hostigamiento laboral en una institución que debería velar por la protección de los derechos humanos y comete violación a estos derechos, de su propio personal.

Mara, Monse, Natalia, Guadalupe, Alida y María, son mujeres que han sido revictimizadas por las instituciones que no han sido capaces de atender y solucionar de manera inmediata las situaciones de violencia que viven.

Para las víctimas de estas violencias, el acceso a la justicia se convierte en un proceso largo, doloroso y difícil de alcanzar.

Las voces de Mara, Monse, Natalia, Guadalupe, Alida y María, se unen hoy a las miles de mujeres que cada día viven acoso sexual y hostigamiento laboral en sus empleos, en el trabajo, en la escuela, en las empresas. Dejemos de naturalizar y normalizar esas violencias. Las mujeres tienen derecho a vivir una vida libre de violencia en todos los lugares y en todos los espacios de su vida y el Estado está obligado a garantizar que así sea.

Por Guadalupe Ramos Ponce

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here