Fotografía: María Ramírez Blanco
Guadalajara, Jalisco.

En las iglesias que corresponden a la Diócesis de Guadalajara, no se registran daños graves por el sismo del pasado 19 de septiembre, como sí ocurrió en centros religiosos de las regiones del Estado, y ahí serán los obispos encargados quienes tendrán que gestionar con el gobierno estatal o autoridades federales la reparación de los mismos, aseguró el cardenal, Francisco Robles Ortega.

Uno de los templos más dañados es el de Zapotitlán de Vadillo, el de Tolimán presenta daños parciales, la Catedral de Autlán, la parroquia de Casimiro Castillo y la Catedral de Ciudad Guzmán también tienen afectaciones. El cardenal aseguró que ellos no cuentan con seguros para cubrir dichas reparaciones.

“Normalmente hay programas que el gobierno implementa para atender este tipo de emergencias o si se trata de un templo que es monumento histórico, que tiene un valor histórico, entonces interviene el INAH y es todo un proceso para conseguir los recursos y para restaurarlo”.

En Guadalajara, los daños son leves en el Templo de La Merced y San Agustín.

Respecto a la denuncia de retenes del crimen organizado en la zona norte del Estado u otras regiones, el cardenal aseguró que después de haberse visibilizado la detención de miembros de la iglesia, han cesado y también la petición de dinero a las parroquias de la región.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here