personal militar detiene granadas armas
Fotografía referencial. Créditos: Alfredo Estrella - AFP
Guadalajara, Jalisco.

Un nuevo informe revelado por el grupo Guacamaya tras el hackeo a la Sedena reveló que funcionarios de seguridad cercanos a Enrique Alfaro sostuvieron reuniones con líderes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

A través del programa Cosa Pública 2.0 de Radio Universidad, Francisco Jiménez Reynoso del Observatorio Seguridad y Justicia de la UdeG, definió esta situación como una muestra de la rendición del poder civil ante el crimen organizado.

“Más de la mitad de los municipios del estado de Jalisco están sometidos y de rodillas ante los grupos delictivos y criminales que obedecen órdenes, que obedecen instrucciones para que hagan o dejen de hacer determinadas actividades para que ellos sigan operando con toda impunidad”, señaló Francisco Jiménez Reynoso.

Jiménez Reynoso puntualizó que los documentos que han salido a la luz tras el hackeo a la Sedena exponen que los tres niveles de gobierno están corrompidos, y se refleja con los hechos de violencia en el país.

A su vez, criticó las estrategias del gobierno de Jalisco como las cámaras C-5 y su función que se ve empobrecida ante los testimonios ciudadanos en redes sociales.

“Lo que sí funciona es lo que yo he denominado el C-6, que son las cámaras del pueblo, esas no las pueden ocultar. Tienen la capacidad de censurarlas para decir que todo está muy bien cuando ciudadanos comienzan a grabar de diferentes ángulos y puntos balaceras urbanas o este tipo de combates en el que corren riesgo niños, familias completas”, añadió.

Francisco Jiménez mencionó que la crisis de desapariciones en Jalisco está ligada con la policía y sus vínculos con la delincuencia organizada, ya que actualmente hay cerca de 200 oficiales que están detenidos por el delito de desaparición forzada.

Puedes escuchar la entrevista completa aquí:

https://udgtv.com/podcast/cosa-publica-2-0-19-oct-2022/

José Barragán