Fotografía: EFE/Juan Manuel Blanco.
Tapachula, Chiapas.

La sexta caravana migrante, la tercera formada esta semana, que partió el viernes desde Tapachula, fronteriza con Guatemala, llegó a su fin este sábado tras avanzar 40 kilómetros y entregarse a los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) en el municipio de Huixtla.

Desgastados, con hambre, sed y sin ánimos para emprender la caminata, este grupo de cerca de 300 migrantes transitó desde Tapachula hasta Huixtla bajo un ardiente asfalto provocado por temperaturas superiores a los 36 grados.

Los migrantes, con incertidumbre y temerosos de ser encerrados en una estación migratoria, aceptaron el diálogo y la propuesta de entregarse y subir a las furgonetas que dispuso el INM para su traslado.

Los agentes de migración atendieron a las familias que llevaban niños luego de que habían caminado durante viernes y parte del sábado bajo el sol y fuertes lluvias.

Este grupo, que partió el viernes desde Tapachula, se dividió en el municipio de Huehuetán, luego de caminar 26 kilómetros.

El primer grupo abordó vehículos del servicio público y se dirigió al municipio de Huixtla, mientras que resto de las personas llegó domo de Huehuetán donde pernoctaron hasta este fin de semana.

Este sábado por la mañana, la caravana retomó su camino y avanzó a paso lento, seguidos por agentes de la Policía de caminos debido a que los migrantes cerraron ambos carriles de la carretera, provocando un caos vial.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here