Fotografía: Julio Ríos
Guadalajara, Jalisco.

Que no coman ansías. Así dijo, a los aspirantes que andan inquietos en Morena y ya presumen tener una candidatura en la bolsa, el nuevo delegado electoral de este partido en Jalisco, el senador José Narro Céspedes.

“Vamos a esperar los tiempos. No hay que comer ansias. Granizo, no te me calientes, tranquilo. No hay nadie excluido y tampoco hay nadie nombrado. Estamos construyendo esto y lo haremos junto con la gente de Jalisco. No hay nadie excluído, (Carlos) Lomelí es parte del proyecto, no vamos a afectar ni a sacar ni a Lomelí, ni nadie. Vamos a invitarlo a que sea parte del proyecto, en un proyecto donde esté él, pero también estén más. Que esté él, pero estén todas las voces”.

Al asumir como nuevo delegado, el senador originario de Zacatecas, pidió “una tregua” a las tribus de Morena, para enfrentar en 2021 a los que calificó como “los verdaderos adversarios de la Cuarta Transformación”, aunque admitió que si hay diferencias entre los grupos,

Narro Céspedes apareció codo a codo, con diputados federales y locales de Morena, en señal de unidad, en el acto en un conocido hotel de Guadalajara.

El sábado se concluyó con el registro de diputaciones federales por circunscripción, entiendo que Jalisco es la cabecera de la primera circunscripción, se tiene que convocar a los candidatos por cada distrito federal y a partir de ahí, si no hay acuerdo, se hace la encuesta. Es el método de selección del partido. Y concluyendo esto, que creo que será la tercer semana de enero, comenzará el otro proceso que tiene que ver con lo local, para presidentes municipales y diputados locales.

Dijo que este nombramiento no es un premio de consolación para dejar sus aspiraciones a la gubernatura de Zacatecas, y que servir a Jalisco será un honor.

Julio Ríos