reforma eléctrica
Fotografía: EFE/ Presidencia de México
Ciudad de México, México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, agradeció este miércoles a la Cámara de Diputados por aprobar la polémica reforma eléctrica del Gobierno que prioriza a la eléctrica pública Comisión Federal de Electricidad (CFE) por delante de los generadores privados.

“Aprovecho para agradecer a los diputados que se aprobó la reforma a la ley de energía eléctrica para fortalecer, así de claro, a la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, expresó el presidente en su conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional.

López Obrador, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), defendió que tanto la CFE como la petrolera estatal Pemex “no se pueden poner al mismo nivel” que las empresas privadas.

“La historia de Pemex y la CFE nos indica que son empresas de la Nación, del pueblo de México, y necesitamos fortalecer estas empresas para ser independientes y garantizar que no aumente el precio de la luz, las gasolinas, el diésel y el gas”, reivindicó.

Con 304 votos a favor, 179 en contra y 4 abstenciones, los diputados aprobaron el martes la reforma de la Ley de la Industria Eléctrica, que fue enviada por el Ejecutivo y que ahora debe ser ratificada por el Senado.

El principal cambio de la reforma es eliminar el criterio del despacho eléctrico para siempre suministrar primero la electricidad de las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la CFE sobre las centrales privadas de renovables y al último las de ciclo combinado.

También elimina la obligatoriedad de las subastas eléctricas en las que participan particulares y cambia las reglas de los Certificados de Energía Limpia (CEL) para darlos a plantas viejas de la CFE.

Desde que llegó al poder en 2018, López Obrador ha expresado su intención de revertir parte de la reforma energética impulsada por su predecesor, Enrique Peña Nieto, en 2013 y que abrió el sector a las empresas privadas.

López Obrador explicó este miércoles que su objetivo es “rescatar” a las empresas públicas porque “las estaban destruyendo de manera deliberada para dejar el mercado a las empresas particulares nacionales y sobre todo extranjeras”.

“Estamos a favor de que se hagan negocios en el país, es legal y legítimo, pero con ganancias razonables. No saqueos ni robos”, enfatizó López Obrador, quien reiteró su lema de que “México no es tierra de conquista” de compañías extranjeras.

Los opositores a la reforma eléctrica advierten que provocará un retroceso ambiental por relegar las energías limpias y auguran una lluvia de amparos ante los tribunales.

“Sus abogados pueden decir que es anticonstitucional. Lo va a decidir el Poder Judicial, pero nosotros vamos a estar defendiendo este asunto”, sentenció el mandatario.