Fidel Ávila Gómez
Fotografía: Redes sociales
Ciudad de México.

El periodista mexicano Fidel Ávila Gómez estaba siendo buscado por desaparición. El pasado 29 de noviembre de 2019, Ávila Gómez se trasladó a la localidad de Altamirano, en el estado de Guerrero, para participar en un acto de la Expo Feria Cultural y Ganadera. Desde entonces, sus familiares no habían tenido noticias de él.

Según anunció el pasado 8 de enero de 2020 la Fiscalía General del estado de Michoacán, su cuerpo fue encontrado en el interior de un vehículo propiedad del periodista con heridas causadas por proyectiles de arma de fuego.

Así comienza 2020 para México, uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. Ávila Gómez era periodista radiofónico y se convierte en el primer comunicador asesinado mexicano este año. Según el Comité para la protección de periodistas (CPJ), México es el segundo país más peligroso del mundo para ejercer la profesión, solo por detrás de Siria.

La situación coloca al primer año de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador en la misma senda de violencia hacia este colectivo que la registrada en años anteriores en México, con asesinatos de al menos 24 defensores de derechos humanos y 11 periodistas. La llegada a la presidencia del político izquierdista, que inició su gobierno el 1 de diciembre de 2018, anticipaba un cambio en el difícil panorama que viven los defensores y periodistas en el país desde hace más de 10 años. Pero la impunidad se mantuvo.