Ciudad de México, México.

Un artefacto explosivo causó daños materiales menores la madrugada de este martes en la sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), ataque que no ha sido reivindicado por grupo alguno, informó la entidad.

Fue colocado un artefacto explosivo, se desconoce el tipo, en la puerta principal de la CEM, ocasionando sólo daños materiales a la propia puerta, sin que ninguna persona resultara dañada“, informó la CEM en un breve comunicado difundido en redes sociales.

En rueda de prensa, Alfonso Miranda, obispo auxiliar de la norteña ciudad de Monterrey y secretario general de la CEM, explicó que no recibieron comunicación alguna previa ni posterior a los hechos.

Nadie se ha adjudicado este atentado, esta explosión“, comentó.

En las cámaras de seguridad de la CEM, añadió Miranda, se puede observar “cómo una persona pone una bolsa, enciende un cigarro, lo pone en la bolsa y hace una enorme explosión“.

Según la CEM, las autoridades mexicanas iniciaron una investigación y al parecer “no es el primer caso” de un estallido que ocurre en la zona donde se localizan sus oficinas, en el norte de la capital.

Según la televisora Mileno, el artefacto que explotó sería una bomba tipo molotov.

La Iglesia católica ha sido blanco de distintos ataques en México en los últimos años, el más reciente en mayo pasado cuando un hombre que padece trastornos mentales apuñaló a un sacerdote en plena misa en la Catedral Metropolitana, la mayor de Latinoamérica.

El religioso resultó herido de gravedad en el cuello pero se recuperó y recientemente salió del hospital.

En los últimos años, al menos 15 sacerdotes, un seminarista y un sacristán han sido asesinados, según un recuento del Centro Católico Multimedial, que registra la violencia contra los clérigos.

La mayoría de estos ataques han sido perpetrados en regiones del país golpeadas por la violencia ligada al tráfico de drogas, que se acentuó desde hace una década con el inicio de una ofensiva militar del gobierno contra el crimen organizado.