Museo de Ciencias Ambientales
Fotografía: Gladiola Madera
Autlán de Navarro, Jalisco.

El Museo de Ciencias Ambientales de la Universidad de Guadalajara (UdeG), al que el Gobierno estatal le quiere recortar 140 millones de pesos que ya estaban etiquetados y licitados para su construcción, cobra una mayor importancia en el contexto de la pandemia que se vive actualmente, expuso el director de ese espacio, Eduardo Santana Castellón.

El investigador explicó que la pandemia es producto de los atropellos que ha realizado el ser humano en la naturaleza, por lo que aseveró que el proyecto de ninguna manera es un lujo.

“La pandemia que nos ha puesto de rodillas económicamente, y desde el punto de vista de salud, de transporte y de comunicación, es producto de la relación de la sociedad con la naturaleza; el proyecto no es un lujo”.

Santana Castellón agregó que las grandes ciudades son las que generan mayores daños ambientales y que son los ciudadanos de las zonas urbanas quienes más dependen de los servicios ambientales, pero al mismo tiempo, también son quienes más ignoran la dependencia que tienen de ellos.

“El paisaje más artificial del planeta es el paisaje urbano. La ciudad es la que genera mayor daño ambiental; la ciudad es la que genera mayor cantidad de gases de efecto invernadero, pero también es donde más rápido ocurre la evolución cultural. El urbanista que tiene tanto poder es el más ignorante sobre su necesidad de depender de la naturaleza. Es ahí donde nace la misión y el propósito del museo: comprender la ciudad e inspirar la conservación de la naturaleza que las sustenta”.

El Museo de Ciencias Ambientales no es solamente un recinto de exhibición; es un centro educativo y de investigación científica en pro de la de sustentabilidad urbana, concluyó.

Antonio Díaz