Fotografía: EFE
Guadalajara, Jalisco.

En el marco del Día Internacional del Trabajo, recordamos las miles de muertes de hombres y mujeres que entregaron su vida para mejorar las condiciones laborales: salarios dignos, seguridad social y jornadas no mayores a ocho horas.

En Jalisco, por ejemplo, las mujeres trabajan para disminuir la brecha salarial y la violencia física a la que se enfrentan en la vida pública y privada.

Julieta Ángulo, originaria de La Barca, Jalisco, es una testigo que no ha parado de luchar en las últimas dos décadas por disminuir la brecha salarial en los trabajos en los que se desempeña; ella vivió en carne propia lo que significa ganar menos dinero sólo por ser mujer.

El primer techo de cristal al que se enfrentó fue a sus 24 años: era la vendedora que más ventas generaba a nivel nacional en una empresa de telecomunicaciones; sin embargo, no era la que más dinero ganaba, por seis años tuvo que alzar su voz y cuestionar a los directivos por qué a su compañero, quien tenía menos ventas, le pagaban más.

“En esos seis años logré la diferencia que hubiera entre ese hombre y yo, era ganar 100 pesos menos que él, éramos comisionistas, no tenías un sueldo. 100 pesos menos que él, por volumen seguía siendo muchísimo dinero, las pocas veces que llegué a ganar era porque sin duda vendía mucho más de lo que ya vendía a comparación de él”.

A la fecha es empresaria y presidenta del Consejo Empresarial de Jalisco, y con las actuales reformas en la Legislatura busca incentivar a que la iniciativa privada se certifique como empresas libres de violencia; es decir, que cuenten con un paquete de herramientas: protocolos con perspectiva de género, talleres para el personal, igualdad de salarios y mayor representación en los puestos de liderazgo.

Pero, ¿qué pasa en las instituciones públicas de Jalisco? Una trabajadora, quien quiso mantenerse en el anonimato, comentó que lo que se vive en el interior de los trabajos es “simulación”; es decir, cubren las vacantes con mujeres y sin derecho a sueldo, por el tiempo que contratan a la persona que estará a cargo… y que regularmente es un hombre.

“Tú sabes que movieron a alguien y que en lo que están buscando, ponen a una mujer para llenar el puesto. Entonces, lo que buscan es a una mujer, pero que políticamente se acomode dentro del propio sistema”.

Históricamente, las mujeres han tenido que realizar grandes esfuerzos para ampliar la cobertura legal de las leyes y obtener igualdad de trato y salario en la Entidad. Desde el 2014, que en la vida pública comenzaron a poner cuotas de paridad de género, el avance ha sido significativo.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here