Fotografía: Cortesía.
Guadalajara, Jalisco.

En 2015 en un pueblo de la Región Valles en Jalisco, en Etzatlán para ser exactos, dos mujeres tenían el corazón desconsolado, se trata de Concepción Siordia y su hija Lorena Ron Siordia, ante la muerte de sus esposos comenzaron a tejer en los portales de la ciudad, hoy después siete años, sus manos que no han dejado de tejer, junto a las manos de 200 mujeres que con el paso del tiempo se fueron uniendo, crearon el techo tejido más grande del mundo.

“Cielo Tejido” es el nombre del proyecto, y cuando los instalan parece cobijar a los habitantes del municipio con sus formas y colores, que tienen influencia de la cultura wixarika.

Este año el techo mide nueve mil metros cuadrados, y pesa 2 mil 400 kilos, a lo largo de la calle Juárez y Escobedo, que se ubican en el corazón de la ciudad, y parte de la entrada principal.

Fotografía: Cortesía.

Damiana Lorena Ron, iniciadora del proyecto, detalló que las mujeres tejieron por 10 meses, 2 meses fueron para unir cada rombo, y en 8 días se hizo la instalación, agregó que “Cielo Tejido” pretende llegar a medir 12 mil metros cuadrados.

“Lo van a quitar el 15 de abril pasando semana santa, y se va a volver a poner en octubre, vamos hacer un nuevo diseño para el centro, y todo lo que ya tenemos se va a ir alargando porque queremos llegar hasta la glorieta de la entrada del pueblo”.

Las más 150 mujeres tejedoras de Etzatlán trabajan en el nuevo diseño que tiene forma de rehilete, la mayoría de ellas se unieron al proyecto entre 2019 y 2020, en el primero de los casos para crear el tejido que recibió el certificado como el Tejido Más Grande del Mundo por los World Récord Guinness; y en 2020 a raíz del coronavirus y el aislamiento social, vieron que tejer las entretenía.

Judith Ramos Ruíz comenzó a tejer hace dos años, y ahora es parte de su vida cotidiana, la conecta con ella misma y con las mujeres de su pueblo.

“Se siente un orgullo muy grande porque saber que en las manos de uno están sirviendo para realizar el pueblo y embellecerlo y darlo a conocer y ya no solo aquí en México sino en todo el mundo”.

Desde hace tres años el Gobierno de Etzatlán proporciona el material para que el tejido, y da una aportación simbólica a las mujeres que participan.

Samuel Díaz Pérez, Director de Cultura y Turismo del Municipio, reconoció que a raíz del proyecto “Cielo Tejido” Etzatlán tuvo una nueva identidad cultura, justo como el techo, llena de color y vida.

Fotografía: Cortesía.

“Etzatlán tiene mucha riqueza pero la identidad que viene a remover y a darle un impulso espectacular al municipio es el cielo tejido”.

El Municipio y las mujeres del “Cielo Tejido” trabajan para llevar su arte y su cultura a cada rincón de México.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here