Fotografía: EFE/Luis Torres.
Ciudad de México, México. 

¿Puertas abiertas para la migración?

Con la elección de un nuevo presidente en EE.UU., la situación fronteriza con México ha cambiado. Después de que Donald Trump combatiera duramente la inmigración, Joe Biden vuelve a permitir más cruces fronterizos. Aquí, una puerta en la valla fronteriza de la ciudad texana de El Paso se abre para varios migrantes de América Latina que ahora pueden entrar -legalmente- y solicitar asilo.

Un test de coronavirus al ingresar

Cualquier persona que venga a EE. UU. deberá primero hacerse un test de COVID-19. La entrada no depende del resultado, pero los inmigrantes que dan positivo deberán realizar una cuarentena. Según un comunicado de la Agencia de Gestión de Emergencias de Estados Unidos (FEMA), la incidencia de contagios entre los inmigrantes es casi un 6% inferior a la media de la población de Texas.

¿Se consigue la meta tras cruzar a Estados Unidos?

Para muchos inmigrantes, el paso por la frontera es un momento muy emotivo. Por un lado, es un sueño hecho realidad; por otro, un mundo de nuevas dudas e incertidumbres: ¿Se les permitirá quedarse? Si es así, ¿por cuánto tiempo? De lo contrario, todas las penurias habrán sido en vano y tendrán que regresar México o a sus respectivos países de origen.

Las autoridades fronterizas están trabajando al límite

Luego del anunció de que se permitirá una mayor migración, cada vez hay más personas que intentan entrar en EE. UU. En muchos pasos fronterizos, las autoridades tuvieron que improvisar para manejar a las multitudes. En la ciudad estadounidense de Granjero instalaron un puesto de control bajo el puente internacional Anzalduas, entre Reynosa, en México, y el condado estadounidense de Hidalgo,Texas.

Una meta alcanzada tras dos años

Algunos migrantes han permanecido en México durante dos años, aguantando mientras la administración de Donald Trump les negaba la entrada. Pedro Ruiz, de Cuba, es uno de ellos. Ahora se le ha permitido solicitar asilo en Estados Unidos. Aquí se le ve reservando un billete de autobús a Miami. Allí, como en todo el estado de Florida, viven muchos cubanos que huyeron de la dictadura comunista.

Cruzar como sea

La migración ilegal también aumentó. No solo familias, sino también menores de edad no acompañados intentan encontrar una forma de cruzar la “frontera verde” hacia Estados Unidos. Aquí, los “coyotes” llevan a varias familias con niños en botes de goma a través del Río Grande, el río fronterizo entre México y el estado estadounidense de Texas. Tras cruzar el río, se les abandona a su suerte.

¿Pedir asilo o vivir en la clandestinidad?

Estas madres y sus hijos llegaron desde Guatemala a Estados Unidos. Para los que entran ilegalmente, la pregunta es: ¿intentarán quedarse en Estados Unidos sin ser detectados por las autoridades y ganarse la vida por su cuenta? ¿O solicitar asilo? Si así lo hicieran, podrían conseguir un permiso de residencia y estar a salvo de la deportación.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here