Fotografía: EFE/ Juan Manuel Blanco.
Tapachula, Chiapas.

Decenas de migrantes, en su mayoría de origen haitiano y africano, se enfrentaron a golpes en un parque de Tapachula ante el nerviosismo por conseguir que las autoridades los trasladen en vehículos a otros estados del país.

Si bien en los últimos días no se anunció ningún traslado, un grupo de migrantes elaboró una serie de tiquetes para registrar y ordenar a los extranjeros que esperan los autobuses que, puntualmente, han ofrecido las autoridades para trasladarlos a otros estados del país.

Durante cerca de una hora los migrantes se disputaron a golpes, jalones y gritos, para obtener estos documentos que -si bien no tienen validez porque fueron creados por ellos mismos- les tendrían que dar acceso a un supuesto documento que les pudiera expedir el Instituto Nacional de Migración (INM) para salir de la ciudad.

Ante la tensión existente, un grupo de cubanos intentó organizarlos y entregarles estos boletos, pero la desorganización derivó en una reyerta -que no dejó heridos de gravedad- entre los propios migrantes.

Mientras se producía este altercado, otro grupo de migrantes anunció que se instalaba en un campamento y de manera indefinida en ese mismo parque de Tapachula, Chiapas.

Ello para pedir que las autoridades federales les den documentos que regularicen su situación y autobuses que les permitan continuar con sus trámites migratorios en otras ciudades, tras semanas e incluso meses varados en Tapachula.

Los migrantes improvisaron lonas, cartones, sábanas y colchonetas para poder cubrirse del sol y permanecer en espera de alguna respuesta de las autoridades mexicanas.