Guadalajara, Jalisco.

Parte III: Jalisco, pionero en cuidados paliativos…

La especialidad de Medicina del Dolor y Cuidados Paliativos en Jalisco acaba de cumplir 10 años, y fue la primera reconocida como especialidad en el país.

Actualmente, cuenta con 75 egresados, y en este momento hay 25 médicos cursándola en las tres sedes que actualmente hay:

  • El Hospital Civil Fray Antonio Alcalde.
  • El Instituto Jalisciense de Cuidados Paliativos.
  • El Hospital General de Occidente.

Sin embargo, existe un contraste. El coordinador del equipo de Medicina Paliativa y del Dolor del Hospital General de Occidente, y además, fundador del único Instituto Jalisciense de Medicina del Dolor del país, Guillermo Aréchiga Ornelas, lamenta que la cantidad de especialistas no es suficiente:

“Insuficiente. La cantidad de pacientes que requiere de cuidados paliativos es muy grande. Se habla de 600 mil pacientes en el país, sólo 3 % de la población tiene acceso a cuidados paliativos. Esto lo estudia Tania Pastrana, que es una investigadora. ¿Cuántos especialistas formados hay? Probablemente la cifra sea de cinco mil especialistas. Sin embargo, estos se diluyen al no haber presupuesto para la ocupación de plazas. Estos prácticamente quedan diluidos, menos aprovechados en dolor y cuidados paliativos, sino en áreas de anestesiología. Algunos hacen el entrenamiento, pero no lo ejercen, por lo que estaríamos hablando que equipos formados de cuidados paliativos serían 43 a 100, máximo, en el país. Y médicos paliativistas ejerciendo en lo público y privado no rebasarían los cinco mil en el país.”

Sin embargo, reconoce que, de estos 5 mil especialistas, sólo 70 tienen la cédula profesional en Medicina del Dolor y Cuidados Paliativos, y lamenta que tampoco existan plazas en los hospitales públicos para médicos paliativistas.

Pero a pesar de esto, el trabajo no para. Ahora, la Universidad de Guadalajara (UdeG) aprobó la creación de la primera especialidad en Latinoamérica en Medicina Paliativa Pediátrica:

“¿Qué significa? Pues es un gran logro, porque por primera vez en Latinoamérica tenemos la oportunidad de capacitar a pediatras en el ejercicio de la medicina paliativa pediátrica, neonatal, niños con cáncer, con leucemias, enfermedades raras… en fin. Este mundo de dos años de entrenamiento con cédula que no existe. En el Instituto de Perinatología existe un curso, otra vez, sin cédula de un año, pero salen sin cédula, pero esto va a derivar en servicios auténticos con personas altamente capacitadas y que le dan la oportunidad a los pediatras y médicos afines al paliativismo que puedan entrenarse”.

El doctor Guillermo Aréchiga Ornelas fue el fundador, desde hace más de 20 años, del Instituto Jalisciense de Cuidados Paliativos y Tratamiento del Dolor e impulsó esta especialidad en la Universidad de Guadalajara.

El especialista recomienda a pacientes con enfermedades raras, terminales o crónicas y a sus familias, acudir a cualquiera de las unidades que ofrecen estos servicios a bajo costo o gratuitos, que son:

  • La Unidad de Medicina Paliativa y del Dolor del Hospital General de Occidente.
  • El Instituto Jalisciense de Alivio al Dolor y Cuidados Paliativos, PALIA.
  • Hospital Civil de Guadalajara, Fray Antonio Alcalde.

Porque, si bien existen realidades que son difíciles de comprender y una serie de tabús respecto a los cuidados paliativos, éstos están lejos de ayudar a bien morir. Más bien, ayudan a bien vivir.

¿Te imaginas despertar, comer o dormir y que lo único en lo que pienses sea en soportar el fuerte dolor que no te deja un solo instante? Pues irónicamente, en un México sin dolor, esta es la dolorosa realidad que padecen miles mientras esta información llega a tus oídos.

Lee el especial México sin dolor aquí.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here