Fotografía: EFE/Javier Aguilar.
Estrasburgo, Francia.

Algunos embajadores que representan a sus Estados ante el Consejo de Europa con el rostro cariacontecido por la situación en Ucrania se han visto sorprendidos esta semana con el colorido de una exposición de vestidos tradicionales mexicanos en la antesala del foro donde se reúnen.

Veintisiete huipiles, quechqeémitles, enredos y faldas forman parte de la exposición “Textiles de México”, organizada por la Representación Permanente de México ante esta organización paneuropea, de la que es Estado observador desde 1999.

Eso se complementa con un telar que reproduce la confección prehispánica.

Fotografía: EFE/ Javier Aguilar.

El huipil -del nahuatl “huipilli”– es el vestido femenino más tradicional de México. Utilizado antes del primer desembarco de Colón en América en 1492, se sigue llevando hoy día como traje diario o ceremonial. El huipil de la boda puede ser el mismo que se viste a una mujer en su lecho mortuorio.

Los bordados de los huipiles son cuentos, historias que dan testimonio de su cosmovisión, de su pasado y de su identidad cultural.

El quechquémitl se lleva por encima del huipil o de una blusa. Se compone de dos piezas cosidas que forman un poncho o un chal que cuelga de los hombros. En la América prehispánica, sólo lo utilizaban las mujeres de alto rango.

El enredo (“cueitl” en nauhatl) es una tela que se enreda alrededor de la cadera. La forma de atarlo es diferente según la etnia o la región donde se utiliza.

Los modelos expuestos en la sede del Consejo de Europa en Estrasburgo son prehispánicos o con influencia española y de fibras como el algodón, la lana, la seda y la fibra de palma.

Fotografía: EFE/ Javier Aguilar.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here