Fotografía: EFE/ Carlos Ramírez.
Ciudad de México, México.

El Gobierno mexicano es consciente de que debe poner “un alto a la impunidad” en la violencia machista en el país y para ello es clave cerrar la brecha de género.

“En México las mujeres trabajamos más y ganamos menos”, dice en entrevista la titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Nadine Gasman.

“Estamos muy centrados en cerrar las brechas de desigualdad, tomando en cuenta la desigualdad que hay entre mujeres y hombres pero también entre mujeres indígenas, afro, las que viven con discapacidad o las de la diversidad sexual”, explicó Gasman.

Como ejemplo de estas desigualdades, y la brecha de género existente, la tasa de participación en el mercado laboral es de cerca del 44 % de las mujeres en edad de trabajar, mientras que en los hombres es superior al 75 %.

Además, muchas de ellas están en el sector informal, puntualizó.

“Esto empeoró con la pandemia, porque las mujeres salieron masivamente (del mercado laboral)”, apuntó la titular de Inmujeres, y explicó que si bien se han reincorporado paulatinamente, lo han hecho con más lentitud que los hombres porque son las “cuidadoras primarias”.

“En México las mujeres trabajamos más y ganamos menos. Las mujeres hacen tres veces más trabajo no remunerado que los hombres”, apuntó la experta, que señaló que apenas un 12 % de ellas llega a tener una pensión.

Aseguró que este tema es primordial para el Gobierno que busca remediar la solución a través, por ejemplo, del Sistema Nacional de Cuidados, programas de capacitación y varios instrumentos económicos.

“El empoderamiento económico es central para todo, incluyendo para prevenir la violencia”, aseveró la doctora en Salud Pública por la Universidad de Johns Hopkins.