Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El seleccionador de México, Gerardo ‘Tata’ Martino, iniciará 2022, en el que espera estar en el Mundial de Catar, con la tarea de enmendar el camino después de un 2021 en el que firmó su peor año como seleccionador mexicano.

El antiguo entrenador del Barcelona fichó por México en 2019, tras salir campeón de la MLS con Atlanta United y con una de las mejores trayectorias para un estratega del ‘Tri’.

Además del título de la MLS, Martino ganó una Supercopa de España con el Barcelona, llevó a Argentina a dos finales de Copa América y a Paraguay la colocó en una final del mismo torneo continental y en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010.

La principal tarea de Martino era dirigir a México a Catar 2022. Su primer año fue sin contratiempos, conquistó la Copa Oro y sólo perdió un partido, ante Argentina, de 13 disputados.

Martino se encontró con elogios de la prensa y la afición, que alabaron su estilo de juego, control del vestuario de un equipo mexicano con historial de indisciplinas y cada que podían reiteraban su currículum.

Sin embargo llegó 2020 y con ello la pandemia, que provocó que los mexicanos pusieran en pausa el proceso de Martino hasta los últimos cuatro meses del año, cuando disputaron duelos amistosos con victorias sobre Guatemala, Países Bajos, Corea del Sur, Japón y un empate contra Argelia.

Aún con crédito y sin sobresaltos, el ‘Tata’ arrancó 2021 en el que iniciaron las dudas al caer en la final de la Liga de Naciones de Naciones de la Concacaf ante el más enconado rival, Estados Unidos, en junio.

El entorno empezó a ser sombrío para Martino, con quejas porque por una indisciplina decidió no convocar al delantero Javier Hernández, con buena momento en el LA Galaxy, y optó por el argentino naturalizado mexicano Rogelio Funes Mori, del Monterrey.

Llegó la Copa Oro en julio y sin convencer a sus críticos accedió a la final, en la que una vez más perdió ante Estados Unidos, que no convocó a sus mejores futbolistas.

Las eliminatorias mundialistas de la Concacaf fueron la última prueba de Martino en el año y aunque logró que México se mantuviera invicto y como líder en sus primeros partidos, la derrotas como visitante ante Estados Unidos y Canadá en noviembre relegaron al ‘Tri’ al tercer lugar y con el riesgo de jugar la repesca.

“El balance que hago de este 2021 es que es el peor año de nuestra gestión, es el peor año desde que estoy acá, así lo entiendo y así lo dicen los resultados”, reconoció Martino el miércoles tras el último partido de México en 2021, un empate con Chile por 2-2 en un encuentro amistoso.

Martino tendrá su primera oportunidad de enmendar el camino en enero, al visitar en las eliminatorias mundialistas a Jamaica y recibir a Costa Rica en el estadio Azteca, duelo que no contará con aficionados por el castigo de la FIFA a la Federación Mexicana de Fútbol por el grito homofóbico.