Maquiladoras de la industria electrónica “recortan” prestaciones y salarios en plena pandemia
Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Prácticamente todas las empresas maquiladoras asentadas en el Área Metropolitana de Guadalajara siguen trabajando, pese a no ser giros esenciales durante esta emergencia sanitaria.

Lo que es peor es que las fábricas de componentes “aprovechan” la contingencia a raíz del COVID-19 para recortar prestaciones y salarios, denunció Amapola López, vocera de la Coalición de Ex Trabajadoras (es) de la Industria Electrónica Nacional (Cetien).

“En estas últimas semanas hemos visto como los empresarios están aprovechándose de la crisis por el COVID-19 para violentar los derechos de las y los trabajadores de la industria electrónica. Han estado bajando sueldos, quitando vacaciones y algunas prestaciones como el fondo de ahorro. Alegan que hacen productos esenciales y que por eso siguen abiertas, a pesar de que están poniendo en riesgo a miles y miles de trabajadores que laboran en sus pisos de producción. Han hecho algunos documentos para justificar que permanecen abiertos, Sanmina, por ejemplo, mostró a sus trabajadoras un documento donde les va avalar que sigan trabajando en caso de que sean detenidas en la calle por alguna autoridad. Jabil hizo una etiqueta para los gafetes, donde se justifica para seguir trabajando porque la Secretaría de Desarrollo Económico les dio el visto bueno”, explicó Amapola López, vocera de la Cetien.

En el caso de la empresa Flex, empezó a bajar los salarios, desde 25 y hasta 50% al personal que gana más de $15 mil mensuales y los descansarán sin goce de sueldo, además de que también les están quitando el fondo de ahorro.

A las personas que descansaron la primera etapa de la cuarentena, por su situación vulnerable, les piden que regresen a laborar. O les dan la opción que puedan seguir en casa, pero con un salario de solo 60%, sin bonos y sin prestaciones.

En el caso de las empresas Continental y Usi, son de las pocas que sí cerraron las plantas y resguardaron a su personal.

Amapola López habló del caso de Sanmina, donde les van a “recortar” dos meses el fondo de ahorro.

“Sanmina tiene alrededor de 20 mil trabajadores en sus diferentes plantas y ahora han causado un gran revuelo, porque enviaron un memorándum para que las trabajadoras se enteren de que van a tomar ciertas medidas de seguridad, justificándose en la crisis, a pesar de que la empresa no ha mandado a las personas a su casa para evitar estos riesgos de la pandemia por el COVID-19. Están empezando a tomar algunas medidas, como congelarles el fondo de ahorro, les dijeron que les congelan el fondo de ahorro correspondiente a los meses de mayo y junio y que tienen que cooperar con estas medidas. Esto les genera a los trabajadores incertidumbre, molestia y enojo”, expresó Amapola López, vocera de la Cetien.

La empresa Sanmina les dio a firmar a los trabajadores, un documento en el que aceptan el “recorte”, de lo contrario, los van a despedir.

La Coalición de Ex Trabajadoras de la Industria Electrónica considera injustas las condiciones de trabajo, ya que las firmas extranjeras reportan millones de dólares de ganancias anuales, pagan bajos salarios y ahora afectan a los trabajadores sus derechos e ingresos económicos.

La agrupación hizo un llamado a los empleados para que no firmen ningún recorte a sus prestaciones y les advierten que en el diario oficial de la federación, se establece que las industrias electrónicas no pertenecen a ningún giro esencial, por lo que deben estar cerradas.

Ignacio Pérez Vega