Insabi
Fotografía: Archivo/Referencial
Guadalajara, Jalisco.

Porque el año de servicio social obligatorio de los médicos es mano de obra barata y solo es usado por el sistema de salud para cumplir con su obligación de otorgar atención en salud a la población, el Servicio Social debería de desaparecer, asevera el encargado de este requisito en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la UdeG, Jesús Carlos Mora Mora:

“Volvemos al circulo vicioso de la mano de obra barata, porque eso es en lo que nos hemos convertido; estos pasantes que egresamos subsanan el problema, pero no lo estamos resolviendo, sin embargo estamos poniendo en riesgo a personal…

Me ha tocado ver centros de salud que llegas y no tienen nada, que les faltan medicamentos, les faltan camas, que les faltan sillas…

Llegas y tienen sillas que la misma gente dona entonces, una cosa son las plazas y puedes contratar mil médicos, pero si la infraestructura no tiene lo necesario, así tengas al médico 24/7 no va a poder hacer mucho”.

Además, las becas para los médicos que atienen la salud durante un año de la población oscilan entre los 900 a los 3 mil 500 pesos, cantidad mucho menor que la entregada a los jóvenes del programa federal que ni estudian, ni trabajan.

Desde hace un año la Universidad de Guadalajara estableció protocolos de auxilio y revisión de sus egresados que realizan su servicio social en el estado, luego que un pasante jalisciense fuera asesinado en la Región Sanitaria número Uno:

“Desde hace un año que ocurrió la situación del Valparaíso, comenzamos a trabajar más de la mano de la Secretaría de Salud Jalisco para estar un poco más cercanos a nuestros estudiantes. Como Universidad emprendimos varias estrategias por ejemplo, una fue nosotros habilitamos un número de emergencias, que en este caso es a mi celular particular, que en cualquier momento los chicos ante cualquier situación nos pueden alertar, ya que nosotros estamos creando redes de apoyo con los diferentes municipios para que si el chico me alerta de alguna situación yo tengo contacto directo ya sea con el alcalde o delegado, para alertar de la situación y se pueda dar la atención más oportuna al pasante”.

Además tienen un grupo de Whatsapp en donde todos los pasantes se encuentran integrados para estar atentos a sus comentarios y necesidades que tengan en sus regiones. También, su área de Servicio Social realiza visitas a todos los centros de salud del estado donde se encuentran los más de 300 egresados que salen de Medicina de la UdeG cada semestre y tienen que cumplir con este requisito y ya se trabaja en un protocolo de atención con la Secretaría de Salud, detalla:

“Antes de cualquier cosa si el pasante se siente inseguro en su sitio, es retirarlo de la zona hasta no corroborar nosotros que el pasante está bien, tan solo con esta medida en año y medio hemos recolectado nosotros de centros de salud alrededor de siete pasantes que nos han externado situaciones de inseguridad”.

Además agregó que:

“Como te digo algunas inseguridades eran del entorno, solo en dos casos si tuvimos que hubo un atentado directo contra el centro de salud, no contra nuestro pasante pero si que intentaron entrar al centro de salud, violaron protecciones, rompieron ventanas, cosas por el estilo y ante esta situación se retira al pasante”.

De las regiones Sanitarias que han representado riesgos de seguridad para los estudiantes de medicina, ubicada en la zona de Mezquitic, también en la región sanitaria seis colindante con Michoacán, donde se han desatado varios hechos de violencia, de la localidad de Santa María del Oro y de Tala que corresponde a la región nueve se retiraron a los pasantes, pero también han sido retirados pasantes de centros de Salud de la zona metropolitana, de la región 13 que corresponde a Guadalajara en Balcones de Oblatos.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here