Fotografía: Fátima Aguilar.
Guadalajara, Jalisco.

Desde agosto del año pasado, la familia de Román Muñoz permanece separada debido a que su esposa Niurca Rodríguez, de nacionalidad cubana, no ha podido obtener una cita ante la embajada de México en aquel país para solicitar una visa de unidad familiar que le permita ingresar de forma legal, a fin de reunirse con sus dos hijos y su esposo.

Román Muñoz denunció que, desde hace cinco meses, el portal de Mexitel, donde se otorgan las citas, no permite agendar, y en su intento por obtener una sólo ha recibido malos tratos de la delegación en Jalisco del Instituto Nacional de Migración (INM) y una nula respuesta por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), mientras que a su esposa ni siquiera la reciben en la embajada mexicana.

“El 4 de enero, antier, en mi desesperación mía, de mis hijos, de mi esposa, son cinco meses de separación, vamos mis hijos, menores de 17 años, mi hija menor de 14 años, a que nos atiendan el Instituto Nacional de Migración, y pues no obtuvimos resultados; los únicos resultados fueron desagradables, pues nos atendieron mal, salimos regañados, ofendidos”.

Detalló que en las instalaciones de Avenida Alcalde fueron maltratados por varios funcionarios y “corridos” por el propio delegado del Instituto en Jalisco, Juan Salcedo Almazán.

Previamente acudió a la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde no le resolvieron nada y sólo le pidieron intentar nuevamente en el portal.

“Desde el primer piso el delegado me grita: ‘señor sálgase de estas instalaciones, con esos modales no lo vamos a atender’. Delante del Instituto Nacional de Migración, los uniformados de color café, delante de extranjeros haciendo trámites. Eso fue a la 1 de la tarde, había mucha gente, delante de nicaragüenses que estaban fuera de las instalaciones”.

Por esta situación, ya recurrió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para presentar una queja en contra de este trato de la dependencia federal. Se le asignó el folio 119308 y le prometieron que un abogado atenderá su caso.

De acuerdo con Román, en cuatro ocasiones y en administraciones pasadas, su esposa ha podido realizar este trámite sin mayores complicaciones, pero a causa de la situación actual, ellos permanecen en desintegración familiar. Hoy sólo pide que su esposa pueda tener una cita en la embajada para poder reunirse con ella, ya que el trámite siguiente es rápido.

“Yo no tengo nada en contra de instituciones de Gobierno, de personal que trabaje ahí, entiendo. Pudiera entender lo de los sistemas, que estén trabados; lo que no entiendo es que tengan 150 días trabados, lo que no entiendo es que cientos de cubanos que tengan que tener actividades en México, no puedan entrar al país”.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here