Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

“Este día no es de fiesta, es de lucha y de protesta”

Son las palabras de Martha Leticia García, fundadora del colectivo Entre el Cielo y Tierra:

“También quisimos hacer memoria para todas las madres que han fallecido y se han ido de este mundo sin haber encontrado a sus hijos, sin saber de ellos, habiéndoles negado, pues yo creo que el último deseo de un moribundo era ver a sus hijos y se fueron sin respuesta. Se llevan a nuestros hijos y se llevan la vida de nosotras con ellos”.

Este 10 de mayo, algunas madres decidieron no festejar, como no lo han hecho desde que sus hijos e hijas desaparecieron, y más bien, visibilizar una vez más esta lucha en busca de verdad y justicia. Las mamás que integran el colectivo Entre Cielo y Tierra salieron a marchar y en esta ocasión también recordaron a aquellas que se fueron sin volver a verlos.

La marcha partió poco después de las 10 de la mañana de la Glorieta de Las y Los Desaparecidos. Las madres avanzaron vestidas de blanco con playeras que muestran las fotos de sus desaparecidos y la fecha del último día en que los vieron. También entre diversas consignas hasta llegar a Palacio de Gobierno, al cual llegaron después de las 11 de la mañana.

El recinto, como en todas las manifestaciones, lo encontraron cercado con vallas metálicas, pero ahora las aprovecharon para colgar las lonas con las fichas de sus hijas e hijos, y pese a solicitar que el gobernador, Enrique Alfaro Ramírez, saliera a escucharlas, esta vez tampoco lo consiguieron.

Martha Leticia García aseguró que uno de sus principales temores es que no les alcance la vida para volver a verlos, morir sin encontrarlos, porque si se van tienen la certeza de que nadie más los va a buscar. Las madres se enferman en su caminar por esas deficiencias y negligencias en las instituciones de búsqueda, que no les garantizan la localización con vida de sus desaparecidos, pero tampoco hacen búsquedas inmediatas.

“Lo provocan las instituciones que no han sido capaces de darnos respuestas, capaces de detener esto, y dar respuestas a las madres que estamos buscando, y yo invito a la ciudadanía a que se sumen con nosotros, que sean empáticos, que vengan porque esta marcha es para exigir verdad y justicia para nuestras hijos y para esas madres que han partido”.

Cáncer de mama y osteoporosis son los padecimientos más comunes que han enfrentado las madres de este colectivo, sin que les sea posible guardar la incapacidad indicada por los médicos, porque lo primordial es seguir en la búsqueda, aunque las fuerzas ya no les den, muchas se aferran porque no quieren irse sin conocer la verdad y dónde están.

“Esta fecha 10 de mayo se convierte en una fecha de mucho dolor, todo el 10 de mayo se suma a la fecha en que se los llevan y al día del cumpleaños de ellos. Inician el mes y todo mundo se enferma, las mamás nos enfermamos, nos duele el cuerpo, nos duele el cuerpo, los huesos y es sólo tristeza porque vamos y nos hacemos estudios y todo está bien, y señora está bien, pero no nos podemos levantar a veces del dolor, depresión es lo que traemos”.

Estas mamás no se quedaron en casa ni en los convivios familiares por el 10 de mayo, porque esta barbarie también les destruye la vida y aleja de la familia. Martha Leticia tiene desaparecido a su único hijo, César Ulises Quintero, del que no sabe nada desde el 4 de agosto de 2017. Un estudiante de 19 años que quería ser abogado y agrobiotecnólogo, pero a quien le truncaron su proyecto de vida.

“Yo en lo personal que vengo de La Barca, es un día que yo no quiero estar con mi familia, yo no quiero estar allá porque todos llegan al festejo y no veo que entre mi hijo por la puerta”.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here