privatización de industria eléctrica
Fotografía: AFP/Presidencia de México
Ciudad de México, México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este miércoles que propondrá una iniciativa de reforma constitucional para fortalecer a la industria eléctrica nacional y revertir los efectos de una privatización de dicho sector.

“Este mes voy a enviar al Congreso una iniciativa de reforma constitucional que permitirá reparar el grave daño que causó la privatización al sector público y a la economía popular”, dijo el mandatario al presentar su tercer informe de gobierno.

El líder izquierdista se refirió así a sendas reformas del sector energético mexicano, la de los años 1990 y sobre todo la que promovió su antecesor Enrique Peña Nieto (2012-2018), que terminaron con un monopolio estatal de varias décadas tanto en la industria eléctrica como en la petrolera.

Según López Obrador, dichas iniciativas abrieron el mercado eléctrico “para dar preferencia a empresas particulares, nacionales y sobre todo extranjeras, con la entrega de subsidios entre otras prebendas”.

El mandatario afirmó que, en contraste, las instalaciones de la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) fueron abandonadas, por lo que su administración trabaja en la modernización de plantas hidroeléctricas “para reducir el uso de combustóleo y carbón”.

Asimismo, destacó que su gobierno ha destinado 33 mil 581 millones de pesos a la modernización de seis refinerías, aparte de las inversiones para construir una nueva en el sureste del país y la compra de otra en Estados Unidos.

El objetivo de su administración es que la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) satisfaga completamente la demanda nacional de gasolinas y otros productos refinados para poder terminar con las importaciones.

Desde el inicio de su mandato, López Obrador está empeñado en reforzar el papel del Estado en la industria energética nacional, lo que ha generado choques entre el gobierno y el sector empresarial.

En mayo, un juez suspendió la aplicación de una reforma a la ley nacional de hidrocarburos aprobada en abril por la mayoría oficialista en el Congreso, aduciendo que podría afectar la “competencia y la libre concurrencia” en la industria.

En marzo, el mismo magistrado había suspendido indefinidamente una reforma a la ley de la industria eléctrica que buscaba dar prioridad a la CFE en la generación de energía en sus plantas, sin importar el costo y la tecnología.

López Obrador argumenta que las reformas son necesarias para evitar que los precios de la energía aumenten.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here