Fotografía: EFE/Sáshenka Gutiérrezl
Ciudad de México, México.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, encabeza el desfile militar para conmemorar el 212 aniversario de la Independencia de México con una petición de paz mundial y cese al conflicto entre Rusia y Ucrania, mientras su cuestionada Guardia Nacional debuta como parte de las Fuerzas Armadas.

López Obrador llegó al Zócalo capitalino mexicano de la mano de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller. Caminó hasta el centro de la plancha de cemento, acompañado de los secretarios de la Defensa Nacional y de la Marina, Luis Cresencio Sandoval y José Rafael Ojeda, respectivamente.

El presidente, también comandante supremo de las fuerzas armadas mexicanas, se estableció en el centro del Zócalo, mientras los militares izaban la bandera en el mástil.
Saludó a la bandera y las trompetas sonaron. La bandera llegó hasta la cima, mientras ondeaba en el cielo, mostrando sus colores verde, blanco y rojo, con un águila devorando una serpiente sobre un nopal.

El cuerpo policiaco con mando militar y adscrito a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) salió desde tempranas horas de la madrugada, del Campo Militar 1-A y con dirección hacia el Zócalo de la capital mexicana.

El presidente López Obrador cumplió lo prometido, el pasado 12 de septiembre, cuando dijo que este desfile cívico militar estaría dedicado a la Guardia Nacional.

“Agradezco de manera fraterna y sincera la lealtad de las Fuerzas Armadas de México, tanto de la Secretaría de la Marina (Semar), como de la Sedena, con su nueva rama la Guardia Nacional, institución responsable de garantizar con eficiencia y respeto a los derechos humanos y la seguridad pública en nuestro país”, reconoció en su discurso posterior al tradicional Grito de Independencia.

En la plancha de la principal plaza pública de México, se reunieron a más de 18 mil integrantes de las Fuerzas Armadas, entre cuerpos del Ejército, de la Marina, la Fuerza Aérea Mexicana y la Guardia Nacional.

También se vio la presencia de miles de mexicanos alrededor de la principal plaza mexicana, así como a lo largo de los 12 kilómetros del recorrido a paso marcial, desde el Zócalo capitalino hasta el cuartel militar en el Campo militar Marte.

En el cielo, se vio la aparición de aviones, jets y helicópteros de las Fuerzas Aéreas Mexicanas, tanques y vehículos blindados del Ejército y la Guardia Nacional, mientras las bandas orquestales tocaban himnos militares, de infantería, artillería, entre otros.

Discurso de paz entre señalamientos 

En su intervención, el presidente López Obrador aseguró que ya tiene lista la propuesta que enviará a las Naciones Unidas (ONU) para crear un comité que genere el diálogo y la paz entre Rusia y Ucrania, así como para firmar una tregua entre todas las naciones del mundo de cuando menos cinco años.

“Se trata de buscar congruencia, un acuerdo para detener la guerra en Ucrania y lograr hacia delante una tregua de cuando menos cinco años, en favor de la paz entre todas las naciones”, expresó el mandatario mexicano durante el desfile militar en conmemoración de los 212 años de Independencia de México.

El presidente de México criticó la actuación de la ONU, al afirmar que “parece inactiva y como borrada, presa de un formalismo”, que añadió, “la deja en un papel meramente ornamental”.

También arremetió contra las principales potencias globales para evitar el más reciente conflicto bélico y acusó que la industria bélica se aprovecha del conflicto para sus propios intereses.

Las declaraciones de López Obrador se dan en el marco de la reciente militarización de la seguridad civil en manos de la Guardia Nacional, que recientemente fue adscrita al Ejército mexicano y que, en 2019, nació como una corporación civil.

Esto ha generado incertidumbre por organizaciones nacionales e internacionales, ante polémicas relacionadas a las Fuerzas Armadas por acusaciones de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y uso desproporcionado de la fuerza.

Incluso, la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos mostró su preocupación por este cambio de adscripción de la Guardia Nacional, al pasar de un mando y formación civil a un régimen militar.

Sin embargo, el titular de la Semar, Rafael Ojeda, sostuvo que se convertirá en la institución número uno en seguridad del país latinoamericano, al ser de las corporaciones en las que más confía la ciudadanía mexicana.

Subrayó que las Fuerzas Armadas “no buscamos reflectores, mucho menos aplausos, que hacemos lo que hacemos conscientes de nuestra responsabilidad y sacrificios que ello conlleva”.

Por su parte, el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, detalló que la guardia Nacional cuenta con una fuerza operativa de 118.188 elementos, un avance del 78 % de las 150.863 plazas proyectadas para 2024.

Dijo que esto permitirá “hacer llegar la fuerza legítima del Estado hasta los rincones más apartados del territorio nacional”, así como fortalecer la profesionalización de los cuadros de mando, “fomentando un cambio de mentalidad y actitud con el propósito de que cada miembro cuente con la adecuada formación técnica”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here