Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lamentó este viernes la muerte el empresario Alberto Baillères, el cuarto empresario más rico del país, con quien dijo tener una relación cordial desde hacía más de 20 años.

“Estamos hablando de la pérdida de uno de los más importantes empresarios de México”, expresó López Obrador en su rueda de prensa diaria desde Tlaxcala, estado del centro del país.

Sus palabras se producen después del fallecimiento este jueves de Baillères, conocido por ser dueño de El Palacio de Hierro, una famosa cadena de tiendas departamentales con marcas de lujo.

El magnate acumulaba una riqueza de unos 10 mil 480 millones de dólares, según la revista Forbes, por ser presidente de Grupo Bal, un conglomerado de negocios en los sectores de comercio, minería, metalurgia, seguros y finanzas, como la aseguradora GNP y la minera Industrias Peñoles.

López Obrador reveló que el jueves llamó a su ahora viuda, María Teresa Gual, y a su hijo, Alejandro Baillères, quien ahora es presidente del Consejo del Grupo Bal.

“Conocía a don Alberto Baillères desde hace más de 20 años, desde que me desempeñé como jefe de Gobierno, siempre platicábamos, convivíamos, me invitaba a comer a su casa, hablábamos de la situación del país, no siempre coincidíamos, pero durante todo el tiempo mantuvimos una relación de respeto”, dijo.

Baillères también fue parte del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), un organismo con los empresarios más ricos de México que ha chocado con la política económica de López Obrador, de manera reciente por su reforma eléctrica.

Pese a las diferencias, el mandatario aseguró que estuvo en casa del magnate hace más de medio año para comer.

“En los últimos tiempos fue más estrecha nuestra comunicación. Nos teníamos confianza, al grado de que él decidió informarme antes que otras personas su decisión de empezar a entregar sus empresas, los negocios de su corporativo, a su hijo Alejandro”, manifestó.

López Obrador expresó su confianza en que “Alejando va a seguir administrando con responsabilidad las empresas. Van a seguir invirtiendo en México en todos sus negocios, en la minería, en el comercio”.

Baillères también era propietario en España de la Plaza de Toros de Badajoz y de la ganadería Zalduendo en Aliseda (Cáceres).

Presidía el grupo empresarial Bal, del que forma parte Fusión Internacional por la Tauromaquia, la organizadora de las ferias de Badajoz, Olivenza y Zafra.

Fue miembro del Consejo de Administración de BBVA Bancomer, FEMSA, FEMSA Cerveza, Dine, Grupo Kuo y Televisa.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here