Brexit
Fotografía: Ben Stansall - AFP
Londres, Reino Unido.

El gobierno británico publicó el miércoles su propuesta de acuerdo para el Brexit, destinada a eliminar la controvertida “salvaguarda irlandesa” y toda necesidad de controles aduaneros en la isla de Irlanda, el punto más conflicto del acuerdo de divorcio.

Tanto Londres como Bruselas quieren evitar la reinstauración de una frontera dura entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda -país miembro de la UE- para preservar el acuerdo de paz que en 1998 puso fin a tres décadas de sangriento conflicto en la región.

Pero hasta ahora no se han puesto de acuerdo sobre cómo hacerlo.

El plan británico propone prescindir de los controles fronterizos: que “los movimientos de mercancías entre Irlanda del Norte e Irlanda se notifiquen mediante una declaración” y los controles físicos se realicen en los locales de los comerciantes.

Según esta propuesta, que el primer ministro Boris Johnson presentó como “final” y única alternativa a un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre, la provincia británica de Irlanda del Norte conservaría las regulaciones del mercado único europeo.

Esto “eliminaría todo control regulatorio para el comercio de bienes entre Irlanda del Norte e Irlanda”, afirmó Johnson en una carta explicativa al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, publicada por Londres al mismo tiempo que el texto.

Sin embargo, estas disposiciones deberían ser aprobadas por el parlamento autónomo norirlandés antes de entrar en vigor, al término de un periodo de transición, y posteriormente cada cuatro años.

La denominada “salvaguarda irlandesa” incluida en el Tratado de Retirada negociado por Theresa May y rechazado tres veces por el parlamento británico, preveía que si al término del periodo de transición no se había logrado una solución mejor, Irlanda del Norte permanecería en el mercado único europeo.

Además, todo el Reino Unido quedaría en una unión aduanera con la UE, lo que le impediría negociar acuerdos comerciales con terceros países. Y los británicos solo podrían abandonar este mecanismo de mutuo acuerdo con los 27.

Poco antes, al anunciar su plan ante el congreso anual de su Partido Conservador, Johnson había afirmado que “el Reino Unido está haciendo concesiones” y esperaba que la UE hiciese “alguna concesión a su vez” para evitar un Brexit brutal a final de mes.