Fotografía: Iván de León
Guadalajara, Jalisco.

Poco a poco se levanta el comercio en la Colonia Miramar, dentro de la zona más afectada por las inundaciones del Arroyo Seco. Para quienes pudieron reabrir, como Gastón Estrada, la oportunidad de volver a operar es lo mejor que le pudo pasar. Él tiene un establecimiento de acumuladores y ha cuantificado sus pérdidas en casi 200 mil pesos.

Mientras que la taquería de José de Jesús Magallanes recibió al personal del Ayuntamiento de Zapopan, y éste se lo clausuró. La razón: estaba reconstruyendo una parte que fue destruida por la corriente.

Mientras tanto, los vecinos afectados continúan con labores de limpieza en sus domicilios, temerosos de que vuelva a llover y el agua se lleve lo poco que les quedó, como Martha Hernández, quien no pierde la fe en recuperarse.

Mucho trabajo y esperanza es lo que mantiene en pie a vecinos y comerciantes de la Colonia Miramar, una de las más afectadas entre todos los puntos que fueron afectados por el desbordamiento del Arroyo Seco, en Zapopan.

Iván De León Meléndrez

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here