Lluvias Zapopan
Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

Calles aún con lodo, casas inhabitables con cuarteaduras y personas damnificadas todavía sin certeza sobre cuándo les llegará algún apoyo. Así luce la Colonia Miramar, una de las más afectadas por las inundaciones que provocaron las lluvias y el desbordamiento del Arroyo Seco el pasado 25 de julio en 21 puntos de ese municipio.

Martha Martínez tiene su casa sobre Prolongación Avenida Guadalupe. Hoy está inhabitable. Protección Civil y Bomberos le informó que ya no puede seguir ahí debido a que el agua, en un nivel de casi tres metros, ocasionó daños irreparables en su vivienda. Perdió todo y, aunque ya encontró una casa para rentar, la ayuda de enseres domésticos por parte del Gobierno estatal podría llegar hasta en tres meses… o en un año.

“Incluso ahorita se acaba de ir uno de (los oficiales de) Protección Civil que vino a ver todavía unos datos que faltaban. No nos dijeron ni para cuando; nos dijeron que podía tardar de tres meses a un año. Aquí la ayuda, como estoy rodeada de comercios y de locales, nos dicen qué necesitamos, que no nos afectó, pero tú estás viendo que sí nos afectó. De hecho, del charco para allá era la ayuda; no venían aquí mientras no bajaba el agua”.

Afuera de su casa, todavía tiene su banqueta llena de lodo y basura. Desde la Dirección de Obras Públicas le han dicho que van a ir, pero no ha sucedido. Así también están partes de la Prolongación Avenida Guadalupe, y algunas otras calles donde los vecinos aún no concluyen de sacar el lodo de sus viviendas.

Hasta ahora, Protección Civil y Bomberos de Zapopan contabilizan 608 fincas afectadas, de las cuales, 86 son inhabitables. Las familias no duermen ahí, pero por el día hacen guardia en espera de que llegue algún apoyo.

Angélica tiene dos negocios en la zona. El día de la inundación apenas y pudieron salir de la zona porque todo ocurrió en minutos, pero hoy el problema es que no hay certeza de entrega de apoyos para negocios. Calcula que sus pérdidas ascienden a 200 mil pesos.

“(Nos dijeron) que para los que teníamos negocios no iba a haber apoyo, pero como yo les dije: no agarré una varita mágica y aparecí los negocios, también costaron dinero y de ahí dependemos muchos y familias de nosotros, parece ser que sí ya nos dijeron que sí va haber apoyo. No sé cuánto, no sé con quién, pero andamos en eso”.

Fatima Aguilar