Fotografía: Laterales Magazine
Guadalajara, Jalisco.

La escritora portuguesa Lídia Jorge fue anunciada como la ganadora del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances en su edición 2020 que llega a los 30 escritores reconocidos con el galardón a lo largo de su existencia.

En el acta del fallo del jurado leído por su representante Anna Caballé, se destaca la sutileza de su estilo, la independencia de criterio y una inmensa humanidad.

“La escritora portuguesa nacida en Boliqueime en 1946, ha sostenido a lo largo de los años una carrera literaria marcada por la originalidad y la sutileza de su estilo, la independencia de criterio y una inmensa humanidad en su forma de acercarse tanto a los temas tratados en su obra (la adolescencia, la descolonización, el lugar de la mujer, la migración, los sujetos que la estudian) como en la presentación de los personajes que la protagonizan”, mencionó Anna Caballé.

Lídia Jorge es considerada una de las representantes más destacadas de las letras portuguesas. Estudió filología románica en Lisboa y vivió en Angola y Mozambique durante las guerras de independencia colonial. Sus dos primeras novelas —O Dia dos Prodígios (1980) y O Cais das Merendas (1982)— la situaron como una de las mejores autoras contemporáneas de Portugal. Desde entonces, su producción literaria resulta imprescindible para la literatura universal.

Para ella, este premio es una muestra de la importancia que tienen las letras en la vida de los lectores y los escritores.

“Un premio como este te dice que tus libros valen alguna cosa para los lectores y también da un sentido a nuestra vida personal toda esta lucha que se tiene porque la literatura es una revelación interior íntima en primer momento, después pasa para el auditorio, para la gente, para un público que lee, que ama, es milagro”, comentó la ganadora. 

La clave de su narrativa y por la cual es merecedora de uno de los reconocimientos más grandes en la Literatura en Lenguas Romances, asegura Lídia Jorge, es que su inspiración nace de la vida, de la calle y no de los escritorios.

“Hay los escritores que escriben desde el estante de los libros, desde la cultura, desde la ilusión porque leen mucho, porque quieren responder a otros escritores. Yo también lo hago, pero mi escritura nace del suelo, nace no del estante de los libros, pero de la tierra, del pueblo, de la gente que veo, que somos vecinos, que ha registrado la vida todos estos años, la cuestión del cambio del mundo”.

Además, en su discurso Lídia habló de la necesidad de unión y de salvar al mundo de su caída. Así mismo aseguró que las mujeres juegan un papel muy importante en la construcción cívica de los países.

Hoy las mujeres deben, y me parece que están comprendiendo que tienen que añadir a la sociedad, de una u otra posibilidad entendimiento, una especie de arca de alianza entre la gente humana para que la vida, para que el planeta, para que el mundo se salve”.

Para esta edición se recibieron 68 propuestas provenientes de 18 países, representando a 55 autores en 7 idiomas.

El Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances está dotado con 150 mil dólares estadounidenses y se entregará durante la inauguración de la FIL el próximo 28 de noviembre.

Alicia Preza